Archivo

DISTURBIOS EN PROTESTA CONTRA SERVICIO MILITAR

Un estudiante de 15 años muerto y un bus quemado dejaron las protestas de los alumnos del Liceo Nacional Marco Fidel Suárez, de Medellín, contra la prestación del servicio militar obligatorio. Igualmente, en la Universidad de Antioquia, un agente de policía resultó herido en enfrentamientos con los estudiantes.

31 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Funcionarios de la Procuraduría de Antioquia, de la Fiscalía Seccional y de la Secretaría de Gobierno de Medellín serán los encargados de investigar los hechos en los cuales resultó muerto Hamilton Guillermo Chica Bohórquez.

El joven, de octavo grado, murió tras recibir un impacto de arma de fuego en el cráneo, durante los disturbios que ayer en la mañana protagonizaron decenas de alumnos del establecimiento educativo, situado en la carrera 70 con calle 49, en inmediaciones de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot.

Los estudiantes, atrincherados en una terraza, arrojaron bombas Molotov e incendiaron un bus de servicio público, afiliado a la empresa Laureles-El Poblado, de placas TIN-530, conducido por Enrique Chávez.

El chofer resultó ileso. Las autoridades calcularon las pérdidas en 50 millones de pesos.

Desde el mismo lugar enfrentaron a la Policía y apedrearon un vehículo del Cuerpo de Bomberos, que se había llegado para atender la emergencia.

Según las autoridades, el incidente comenzó a las 8:30 de la mañana cuando los estudiantes iniciaron una protesta contra la selección anual para la prestación del servicio militar obligatorio.

Testigos dijeron que minutos después de haberse iniciado el confuso hecho, Chica, herido, fue sacado por varios compañeros del liceo y trasladado al Hospital Universitario San Vicente de Paúl, pero falleció minutos después, cuando era atendido por los médicos.

Rodrigo Palacio, jefe de protección al ciudadano de la Secretaría de Gobierno de Medellín e integrante de una comisión que dialogó con los estudiantes, dijo que éstos pidieron que se los exonerara de prestar el servicio militar porque no están de acuerdo con la política del Gobierno hacia los grupos alzados en armas.

Así mismo, solicitaron una investigación para encontrar al responsable del homicidio.

Por su parte, el alcalde (e) Gustavo Bustamante Morato lamentó la muerte del joven y dijo que su despacho pedirá a la Procuraduría que sirva de garante de la investigación para que se haga con imparcialidad y celeridad.

Aunque, según versiones no oficiales, el disparo fue efectuado por uno de los agentes de la Policía, las autoridades dijeron que algunos de los encapuchados estaban armados.

Sin embargo, Bustamante dijo que de acuerdo con los primeros informes de los médicos forenses del Departamento de Estudios Criminológicos y de Policía Judicial (Decypol), el estudiante recibió un disparo de revólver, mientras que los agentes de Policía están dotados de fusiles.

Agregó que, supuestamente, fue un civil el que disparó hacia la terraza. Esperamos que en una semana Decypol nos entregue el resultado de las investigaciones que está realizando la sección de balística y podamos aclarar el asunto , afirmó.

Por otra parte, en las afueras de la Universidad de Antioquia, cerca de 20 encapuchados lanzaron petardos y quemaron llantas.

En el hecho resultó herido el agente de policía José Carlos Ospina Jiménez. Igualmente, el tráfico por la vía a Barranquilla fue interrumpido.