Archivo

PRIORIDAD PARA EL FONDO NACIONAL DE REGALÍAS

La cumbre de gobernadores que sesionó durante dos días aquí pidió al Gobierno Nacional no entorpecer el trámite legislativo del proyecto que da vida al Fondo Nacional de Regalías. Mantener la iniciativa en remojo implica para las distintas regiones del país dejar de utilizar unos 130.000 millones de pesos, que se encuentran congelados en poder de la Nación, dijo el gobernador de Arauca, Alfredo Colmenares.

31 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Para los gobernadores, el Fondo Nacional de Regalías tal y como está planteado es bueno. Sus recursos benefician tanto a las regiones productoras como a las que no lo son , dijo Colmenares.

Los mandatarios seccionales, sobre todo los de las regiones productoras, llamaron la atención del Ejecutivo para que el proyecto no establezca limitaciones a la producción. No es justo que a quien más produzca más le quiten. Eso no tiene sentido , agregó Colmenares.

En el área petrolera, el Fondo se nutre del valor de 20 barriles de cada 100 que se extraen de las regiones productoras. Doce de esos 20 barriles quedan en el departamento productor y los 8 restantes van a las regiones no productoras para ser invertidos en obras de desarrollo social.

Ese 8 por ciento significa para las regiones no productoras obtener recursos por unos 150.000 millones de pesos. Los administradores de los departamentos que van a manejar la bonanza petrolera, Arauca y Casanare, rechazaron los planteamientos hechos por la dirección del Departamento Nacional de Planeación, en el sentido de que los dirigentes regionales no están capacitados para hacer buen uso de los miles de millones de pesos que recibirán.

Con esa afirmación, lo único que se pretende es cercenar los ingresos , dijo Colmenares.

En el pasado el manejo del petróleo en el Putumayo y en Arauca se hizo de manera centralista. Sin embargo, el dinero se esfumó, Planeación Nacional nunca se preocupó por impulsar allí ningún plan de desarrollo y si bien hizo regalías, los daños fueron mayores , agregó Salvador Lasso, gobernador de Putumayo.

El secretario general del departamento de Casanare, José Rodolfo Pérez, afirmó que hasta el momento la bonanza petrolera en su región solo ha servido para incrementar los flagelos de la guerrilla, la prostitución y el desempleo.

A Casanare le llegaron los problemas pero no le ha llegado la plata para solucionarlos. El Gobierno es consciente de que los recursos del petróleo sólo comenzarán a llegar a los departamentos a partir de 1997 y que en este momento, apenas el mes pasado, empezamos a recibir diez mil galones de crudo y el departamento no aparece en ninguno de los proyectos de desarrollo gubernamental porque nos creen los nuevos ricos del país , aseguró Pérez.

En busca de una mayor participación en la comisión encargada de estudiar la manera como van a ser distribuidas las regalías, el gobernador de la Guajira, Jorge Eliécer Ballesteros, propuso que en la misma se incluya a los gobernadores que cuenten con el recurso y que los demás estén representados por sus respectivos directores del Corpes.