Archivo

COLCIENCIAS LE METE MANO AL AGRO

Estruturar un plan marco para el desarrollo tecnológico y científico del sector agropecuario colombiano, es la misión que tiene a su cargo el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologías Agropecuarias de Colciencias, desde su creación hace dos años. Para estructurarlo necesitará, primero, lograr el engranaje de todas las entidades gubernamentales, privadas, gremiales y educativas vinculadas al sector agropecuario.

31 de julio 1993 , 12:00 a.m.

A partir de 1991, el Consejo inició un proceso de planeación participativa encaminado a determinar cuáles deberían ser los delineamientos básicos del plan y los pasos que deberán seguirse para lograr sus objetivos. Finalmente, tras una reunión efectuada el año pasado con la comunidad científica del país, se obtuvo un diagnóstico y una síntesis inicial sobre los principales temas que concertadamente se consideraron como escenciales para la elaboración del proyecto.

Punto de partida Es así como el punto de partida del plan lo constituye la definición de las necesidades del país en términos de seguridad alimentaria y la puesta en marcha de mecanismos de desarrollo de investigación y tranferencia tecnológica, requeridos para abastecer de alimentos adecuados a los distintos estratos poblacionales.

Se concluyó también que otra de las prioridades que debe contener el plan, es la de incluir claramente la función del Estado, la cual, en el contexto actual de internacionalización, se oriente a corregir los sesgos antirrurales y antiexportadores y a invertir en adecuación de tierras, infraestructura de servicios e investigación y transferencia de tecnología .

Además, se recomendó la actuación del Estado en donde las fuerzas del mercado no brindan señales adecuadas, como es el caso de la economía campesina, la investigación básica y la transferencia de tecnología hacia amplios sectores sociales.

Igualmente, se plantea la necesidad de que las instituciones ajusten sus estructuras a las nuevos requerimientos del desarrollo científico y que los diferentes actores que participan en el proceso se integren, definiendo claramente el papel que a cada una le corresponde en materia de investigación, desarrollo tecnológico y transferencia de tecnología agropecuaria.

Más por resolver Además de lograr lo anterior, el plan debe dar respuesta a muchos otros interrogantes y cuestionamientos, entre ellos el de cómo articular la cadena de producción, postcosecha, comercialización, agroindustrialización y consumo; además propender por el cambio tecnológico de los procesos de empaque, transporte y distribución, para mejorar las condiciones de competitividad del sector.

El plan debe contener mecanismos para el análisis prospectivo de los mercados, tanto de productos como de tecnologías, para dirigir los esfuerzos de investigación hacia productos que respondan al mercado mundial y nacional.

El plan tendrá que prestar especial atención a la estructura social y a los productos de la economía campesina, en especial los perecederos, para que puedan enfrentar el doble problema que representan la apertura económica y la seguridad alimentaria.

Otros aspecto importantes que también fueron sugeridos para incorporarlos al plan, son los encaminados a disminuir los impactos ambientales de la tecnología, proteger frente a los daños ecológicos, reducir el uso de agroquímicos, obtener cosechas orgánicas y mantener el equilibrio entre productividad, competitividad y sostenibilidad de los ecosistemas.