Archivo

UNA CIUDAD EN EL CORAZÓN DE BOGOTÁ

Desde hace cinco años se viene desarrollando, en pleno Centro Internacional de Bogotá, el mayor proyecto de renovación urbana de Colombia: Parque Central Bavaria. Se trata de un complejo autosuficiente, una ciudadela autónoma que nace a partir de la necesidad de contar con espacios vitales para vivienda, oficinas y comercio en un sector céntrico.

30 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Cuenta con excelente infraestructura urbana, importantes vías de acceso y, ante todo, la creación de extensas zonas verdes de parques y jardines que se conjugan con todo el proyecto.

Joven con 100 años Parque Central Bavaria se erige dentro de un lote de 70.000 metros cuadrados, donde antiguamente funcionaba la cervecería más grande del país: Bavaria, de donde se deriva el nombre del proyecto. Hace algunos años, la planta y las oficinas fueron trasladadas, dando paso a la iniciación de este complejo urbanístico.

Con el ánimo de preservar la belleza arquitectónica que caracterizaba las edificaciones de principios de siglo, las directivas del proyecto decidieron restaurar las Cavas y Falcas, en cuyas instalaciones se maduraba y procesaba la cerveza, para destinarlas a un moderno centro nocturno y gastronómico.

Este pretende renovar la vida nocturna del centro de la ciudad, actualmente enriquecida por los diferentes centros culturales que se encuentran a su alrededor, tales como los museos Nacional y de Arte Moderno, el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada, el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, la Plaza de Toros de Santamaría y muchos más que permitirán, tanto a los habitantes del sector como a turistas, disfrutar de múltiples posibilidades de esparcimiento.

Las instalaciones donde funcionaba la dirección de la cervecería fueron remodeladas en su totalidad para permitir la construcción de un moderno edificio, Palma Real.

En el primer nivel de esta edificación se instaló la galería comercial, un lugar amplio y acogedor en donde ya se pueden disfrutar de restaurantes de comidas rápidas y almacenes de diversa índole.

Los pisos restantes fueron destinados para oficinas, que hoy están ocupadas por importantes compañías estatales, industriales, financieras y gremiales.

Paralelamente, se terminó la construcción de un hermoso parque longitudinal, que va desde la carrera séptima hasta la Avenida Caracas, así como el primero de los tres conjuntos residenciales.