Archivo

YA NO MÁS AJUSTE DE CUENTAS

El gobierno de Israel enfrentaba ayer una creciente ola de críticas contra la operación del ejército en el Líbano, mientras continuaba sus bombardeos en forma casi ininterrumpida. Por vez primera desde que comenzó esta operación israelí, el domingo pasado, Estados Unidos siguió el ejemplo de algunos países europeos y acusó, el miércoles, a Israel de atacar a los civiles.

30 de julio 1993 , 12:00 a.m.

En el propio seno del gobierno israelí, varios ministros pusieron en guardia al primer ministro, Yitzhak Rabin, contra la continuación de las operaciones, se supo de fuentes políticas.

Las operaciones superan todo lo que se había previsto. Hay que decidir un cese inmediato de las acciones o nos veremos arrastrados en una escalada catastrófica , declaró un ministro del Meretz (izquierda) que pidió el anonimato.

Dicho Ministro expresó el temor de un vuelco de la opinión pública internacional contra Israel si proseguían los bombardeos contra civiles.

Por su parte, un ministro laborista estimó que Israel podría cesar sus ataques antes de la llegada del secretario de Estado estadounidense, Warren Christopher, a la región este fin de semana, comentario que fue ratificado por el primer ministro Rabin, quien declaró el miércoles que su gobierno estaba decidido a proseguir sin tregua sus ataques contra el Hezbollah pro iraní que han causado hasta ahora 111 muertos, en su mayoría civiles, y han provocado un éxodo masivo en el sur del Líbano.

A primera hora, el ministro de Información de Líbano, Michel Samaha, dijo que el secretario de Estado de EE.UU., Warren Christopher, le había anunciado al primer ministro Rafik al-Hariri, en una comunicación telefónica, que estaba trabajando en favor de una tregua que debía producirse, según la misma fuente, al comenzar la tarde de ayer.

Pero, el Primer Ministro israelí desmintió formalmente que se haya adoptado una decisión para la interrupción de los ataques, aunque confirmó que su país está en contacto con EE.UU. para llegar a una interrupción de los combates .

En el terreno, los bombardeos de la aviación israelí fueron particularmente intensos, causando veintiún muertos y 56 heridos en el quinto día de ataques. Este nuevo balance eleva a 111 los muertos y a 406 los heridos, en su mayoría civiles, desde que Israel comenzó la operación ajuste de cuentas el domingo pasado.

Por otra parte, los disparos contra el norte de Israel bajaron de intensidad el miércoles, pero decenas de cohetes fueron disparados durante la noche de ese día sobre Galilea sin causar víctimas, aseguró una fuente militar israelí. Una nueva salva, disparada ayer al mediodía, dejó un herido entre los civiles.

Los disparos de cohetes desde el Líbano han causado, desde el domingo, tres muertos y 33 heridos, y han provocado la partida de varias decenas de miles de israelíes de las localidades situadas en la frontera norte hacia el centro del país.

Las amenazas del Jihad Advertimos que atacaremos un número de blancos estadounidenses en la región , dijo el movimiento Jihad Islámico en Palestina en un comunicado enviado a agencias noticiosas internacionales en Beirut.

Permitan que EE.UU. y el enemigo sionista conozcan que hemos elegido pelear por martirio y hasta la última bala , agregó el grupo. Y denunció, los barbáricos y salvajes ataques sobe civiles. En vista del apoyo estadounidense de los asesinos de nuestros pueblos libanés y palestino, advertimos al gran Satán (EE.UU.) contra la continuación de su ayuda al enemigo en esta guerra salvaje , añadió.

Igualmente, miembros del movimiento integrista pro iranio, que habitan los territorios ocupados, aseveraron que secuestrarán a israelíes en represalia por la operación ajuste de cuentas que desde hace seis días las fuerzas judías llevan a cabo en el sur del Líbano. Según refirió el diario Hadashot, las amenazas fueron escritas en los muros de Gaza por miembros del grupo Seif Al-Islam, brazo armado del Jihad.

Por su parte, la portavoz palestina Hanan Ashrawi comunicó a la prensa que había transmitido al Departamento de Estado estadounidense un mensaje de Yasser Arafat, en el cual el líder de la OLP afirma que los ataques israelíes amenazan el proceso de paz . Sin embargo, no se anuncia el retiro de la delegación palestina de las negociaciones.