Archivo

EN 20 AÑOS CONSTRUYÓ EL EQUIVALENTE A UNA CIUDAD

Desde que apareció el sistema Upac, hace veinte años, ha financiado 950 mil viviendas, por un valor de 3.5 billones de pesos. Es tal la magnitud de la participación del Upac en el crecimiento urbano de las ciudades, que es como si en ese lapso hubiera construido las viviendas que hay en toda la capital de la República.

31 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Según registros del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), Bogotá tiene 914.585 viviendas.

Para la subdirectora del ICAV, Piedad Bustamante, sin esta alternativa de financiación, la mayoría de las familias, en especial las de la clase media, no habría podido comprar vivienda, porque las únicas alternativas que habían antes de 1992 eran el Banco Central Hipotecario (BCH) y el Instituto de Crédito Territorial (ICT), lo que limitaba mucho el sector.

En este momento, las diez corporaciones de ahorro y vivienda (CAV) que hay en el país tienen entre ocho y diez sistemas diferentes a los que se puede acoger el comprador.

Cuotas que empiezan bajas y se incrementan mes a mes o año a año. Cuotas que inician altas pero van bajando. O cuotas fijas que se mantienen durante los quince años del crédito.

La corrección monetaria y las tasas de interés se comportan de la siguiente manera según el estrato social: Para vivienda social (1.600 Upac): corrección monetaria (19.11 por ciento) más 8 por ciento anual. Así, la tasa compuesta queda en 28.6 por ciento anual efectivo. Ingreso requerido 9.000 pesos por cada millón de crédito.

De esta forma, una vivienda de 8 millones de pesos, arranca con una cuota de 54 mil pesos mensuales. Al año siguiente pasa a 64.700 pesos.

Este mismo tipo de vivienda pagaría el año entrante un arriendo de 65.900 pesos mensuales, calculado con base en la inflación estimada de este año, del 22 por ciento y con base en el uno por ciento del avalúo comercial.

Vivienda de clase media (7.000 Upac): corrección monetaria más 12 por ciento. Interés compuesto 33.4 por ciento anual. Se exige 11.000 pesos de ingreso por cada millón de préstamo.

Una vivienda de 30 millones de pesos, con un crédito de 20 millones de pesos, paga el primer año una cuota de 220 mil pesos y el siguiente 263.700 pesos. En arriendo, el año entrante pagaría 268.400 pesos.

Vivienda alta (15.000 Upac): corrección monetaria más 15 por ciento. Interés compuesto anual de 36.9 por ciento. Ingreso requerido 13.000 pesos por cada millón de ingreso.

Para un inmueble de 70 millones de pesos y un crédito para la misma de 40 millones de pesos, la cuota del primer año es de 520 mil pesos y la del segundo de 623.500 pesos. En arriendo pagaría 634.400 pesos.

Estos valores no incluyen ni seguro de vida ni de incendio y terremoto.