Archivo

FUJIMORI PIDE CADENA PERPETUA PARA NARCOS

El presidente Alberto Fujimori propuso el miércoles ante el Congreso sancionar con prisión perpetua a secuestradores y a los cabecillas de organizaciones y carteles del narcotráfico que en Perú propicien la producción de droga y financien la actividad de grupos terroristas. En su mensaje por el 172 aniversario de la independencia nacional y al cumplir tres años en el poder, el mandatario Fujimori no hizo ninguna referencia a la versión periodística sobre la supuesta capitulación del líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, a quien se le atribuía haber firmado un documento en el que exhortaba a su movimiento a abandonar la lucha y a entregarse a las autoridades.

29 de julio 1993 , 12:00 a.m.

El silencio sobre la rendición de Guzmán causó sorpresa, ya que la información había sido confirmada al diario La República por fuentes gubernamentales. Y hoy, ningún miembro del gobierno quizo comentar el caso.

Fujimori dijo que para erradicar el flagelo social del narcotráfico es necesario aumentar la drasticidad de las sanciones y que, por este motivo, remitirá al Congreso un proyecto de ley modificatorio del código penal.

La cadena perpetua debe alcanzar también a quienes, bajo violencia o coacción obliguen al procesamiento de hoja de coca con fines ilícitos, y también para quienes con dinero proveniente del narcotráfico financien a grupos terroristas , agregó.

Fujimori dijo también, que las privatizaciones, la reconversión industrial y la caída de la inflación están propiciando en Perú una nueva realidad económica que apunta a superar la recesión y el desempleo.

Somos sujetos de crédito y contamos con el financiamiento externo que impulsa y sustenta el crecimiento económico , afirmó Fujimori.

Aún cuando no enumeró cifras, sectores oficiales dijeron que en los dos años siguientes fluirán unos 3.000 millones de dólares a Perú en inversiones foráneas y préstamos, que la economía crecerá más de un tres por ciento este año, y la inflación mensual se mantendría en tasas menores al 3 por ciento tras haber liquidado una hiperinflación mayor a 8.000 por ciento en 1990.

Sobre la defensa de los derechos humanos, Fujimori dijo que los casos aislados de violación de los derechos humanos, que condenamos de la manera más firme.