Archivo

ISRAEL NO SE DETIENE, CUARTO DÍA DE ATAQUES

El primer ministro de Israel, Yitzhak Rabin, dijo ayer al Parlamento de su país, que los libaneses solo podrán volver a ocupar el sur de su país cuando los los guerrilleros islámicos pro-iraníes de Hezbolá dejen de disparar cohetes Katyusha contra el norte de Israel. Tenemos la intención de restaurar la seguridad a las vidas de los residentes del norte (de Israel) mediante un ataque tan severo como sea posible contra los grupos enemigos del Estado hebreo, dijo el mandatario mientras sus fuerzas armadas atacaban, por cuarto día consecutivo, el sur del Líbano en el marco de la operación ajuste de cuentas , iniciada el domingo.

29 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Los ataques de ayer aumentaron las bajas libanesas a por lo menos 88 muertos y 382 heridos, dijo la policía de ese país, que aprovechó para denunciar que varios cazas israelíes sobrevolaron a baja altura, hacia el medio día, el aeropuerto internacional de Beirut. Las ondas supersónicas, generadas por la alta velocidad de las naves, hicieron trizas varios ventanales de la torre de control y del edificio del terminal aéreo.

Sutil sugerencia Decimos a los residentes del Líbano: vuestro gobierno puede emplear su ejército para impedir que sean disparados cohetes Katyusha contra asentamientos israelíes... solamente si cesa el fuego sobre los asentamientos septentrionales podrán volver a sus hogares , declaró el primer ministro Yitzhak Rabin.

Ayer en la mañana la radio de la milicia aliada a Israel en el sur de Líbano, pidió a los 350.000 habitantes de Saida, la tercera mayor ciudad de Líbano, que se fueran inmediatamente ya que las fuerzas armadas de Israel van a atacar Saida pronto . Al cierre de esta edición había noticias de que navíos israelíes habían comenzado a bombardear la ciudad obligando a sus habitantes a salir de ella.

Familias aterrorizadas viajaban en autos, camiones y autobuses hacia el norte, convirtiendo la carretera libanesa del litoral marítimo en un atascadero vehicular de proporciones espectaculares.

Alarma por refugiados La operación ajuste de cuentas han hecho que unos 500.000 de los 800.000 habitantes del sur de Líbano huyan de sus hogares, según cálculos de las Naciones Unidas y el gobierno de ese país.

El secretario general de las Naciones Unidas, Boutros Boutros Ghali, manifestó alarmado que es deplorable que gobierno alguno adopte concientemente políticas que conducirían a la creación de nuevas olas de refugiados y de personas desplazadas .

El departamento de Estado de Estados Unidos pidió se ponga alto a las actividades militares contra la población civil y dijo que Washington está profundamente perturbado por la situación que está llevando a gran número de refugiados a Líbano .

Por su parte, la Liga Arabe convocó ayer a sus 21 miembros a una reunión de emergencia en Damasco para debatir la cuestión de los ataques de Israel contra el sur del Líbano, los más intensos desde la invasión del Líbano en 1982.

En 1985 Israel creó en esa región libanesa una franja o zona de seguridad destinada a impedir los ataques guerrilleros contra las poblaciones del norte de Israel pero la muerte de ocho soldados israelíes en esta zona durante el último mes, colmó la paciencia de Tel Aviv.