Archivo

ACTUALMENTE, ASÍ ES EL COURRIER

courrier fue la palabra francesa que decidieron tomar hace algunos años los propietarios de las empresas de mensajería especializada para denominar su trabajo, la razón para tal decisión fue el deseo de no discutir con la Administración Postal Nacional (Adpostal), que ejercía el monopolio del correo tradicional. Hoy la situación ha variado, pero igual continúan siendo ilegales como lo afirma un funcionario de una de las empresas de courrier, quien prefiere mantener en reserva su nombre.

29 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Hace esta afirmación porque el Ministerio de Comunicaciones no ha expedido la reglamentación respectiva, que permita a las empresas de mensajería especializada prestar sus servicios y presentar su licencia.

A esta cartera le corresponde expedir dicha legislación en virtud de los decretos 2122 y 2124 de 1992, por los cuales el Ministerio de Comunicaciones pasa a ser el titular del monopolio del correo.

Es decir que, sin unas leyes que reglamenten el funcionamientos de estas empresas privadas, el único operador autorizado es Adpostal.

No es obtáculo No contar con una reglamentación que regule su funcionamiento, no ha sido obstáculo para el courrier. Hoy, gracias a la apertura económica y a la gran acogida que ha tenido en el sector empresarial, ha aumentado notablemente su movimiento.

Así, a pesar de que no existe un censo del total de las empresas que hay en el país, sí se conoce que el número es alto, pues existen algunas de garaje , como las llaman las grandes empresas, y las que son filiales de compañías multinacionales.

Tal vez Servico, empresa que comenzó el servicio courrier en Colombia hace 16 años, no se imaginó que su labor fuera a tener tanta importancia para el país.

Esto se desmuestra, como lo afirma la junta directiva de la Asociación Colombiana de Empresas de Mensajería (Aserco), en que el correo agilizó el sector empresarial y privado del país, pues al dedicarse al sector dio rapidez a la comunicación .

Una de la razones para que esto ocurra es la diferencia que existe entre el correo estatal y el de mensajería especializada. El primero es un correo masivo, mientras que la segunda es un servicio puerta a puerta, que utiliza todos los medios de transporte.