Archivo

SALVAR A SAN ANDRÉS

Razón tienen los sanandresanos cuando advierten que es más preocupante el problema de superpoblación de la isla que las pretensiones de soberanía de Nicaragua sobre la misma. En las última dos décadas la población de San Andrés se ha multiplicado por más de veinte hasta el punto de que hoy hay sitios donde viven 6.250 personas por kilómetro cuadrado, con un promedio para todo el territorio de 2.164 personas por kilómetro cuadrado, lo que convierte a la isla en el lugar de mayor densidad poblacional del Caribe: 4 veces por encima del promedio poblacional de Taiwán, y 3.7 veces mayor que Barbados. Y si se sostienen las proyecciones, para el año 2015 la población sanandresana se habrá incrementado en un 50 por ciento.

29 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Todo esto, además del hacinamiento y de la baja calidad de vida que representa, tiene como agravante el continuo desmejoramiento en los servicios públicos y de salubridad.

Por eso es comprensible la decisión con que se volcaron ayer sobre Bogotá el gobierno departamental, los miembros de la Asamblea, del Congreso y otros sectores, para representar a su hermoso terruño en la audiencia pública ante la Corte Constitucional, donde cursa una demanda contra el decreto presidencial que estableció controles sobre la densidad poblacional. El decreto fue demandado por una ciudadana residente en Bogotá, que alega únicamente aspectos de derecho. Pero en este caso lo que está en juego es el futuro mismo de la isla, a la que ya no le cabe ni un tinto. Ojalá los delegados sanandresanos hayan logrado su propósito de ilustrar ampliamente a los magistrados sobre la Corte de la necesidad de que el decreto presidencial no se caiga.