Archivo

FORO SOBRE VIABILIDAD DE LAS OBRAS POR CONCESIÓN

Este jueves, el Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) y los ingenieros del país debatirán y analizarán sobre los nuevos esquemas legales y operativos del sistema de concesión. Así mismo, serán presentados los proyectos viales que podrían ser desarrollados por este medio, dado su alto volumen de tráfico, la importancia para el transporte nacional y la posibilidad de financiamiento. Estos son:

27 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Proyecto de desarrollo del norte de Bogotá: La Caro-Briceño-La Caro-Zipaquirá. La exposición la hará el ingeniero Jaime Falla.

Perimetral de la Sabana, por el ingeniero Ricardo Rincón.

Proyecto Bogotá-Cáqueza, por el ingeniero Pablo Yesid Castillo.

Modernización, rehabilitación y mantenimiento de la red Troncal Nacional, por los ingenieros Guillermo Cano, gerente técnico de concesiones, del Ministerio de Obras.

El tema financiero será tratado por el ingeniero Jorge Luis Velásquez, director de la gerencia financiera del Programa de Concesión del MOPT.

El seminario, que tendrá lugar en el hotel Bogotá Plaza, será instalado por el viceministro de esta cartera, el ingeniero Juan Alfonso Latorre; por el presidente de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Ingenieros Constructores (ACIC), Javier Echeverri Palacio, y por el presidente del gremio, Luis Eduardo Rosas.

Para este último directivo, la cencesión es una modalidad que permite vincular capitales privados del sistema financiero nacional e internacional al desarrollo de la infraestructura nacional, que en un proceso de apertura requiere de modernización y organización.

Estos procesos, en opinión de Rosas, no están acordes hoy con la inserción de Colombia en los mercados mundiales.

El gremio considera que la concesión es una privatización de las obras públicas, ya que una vez entregada la construcción de estas, la Nación cede durante veinte o treinta años su manejo a la empresa privada, hasta que esta haya recuperado el capital que destinó para su realización.

Para ACIC, esta modalidad es importante, siempre y cuando a la ingeniería nacional se le reserve parte de las obras y no se traduzca en una forma de reducirle al Estado las inversiones en el sector.

En opinión del gremio, debe servir de complemento de los recursos presupuestales, no de sustituto, de modo que el país cuente con más recursos para una mejor infraestructura vial.