Archivo

AGUA, PAZ Y DESARROLLO, EJES DE LA PROPUESTA DE GONZÁLEZ

Tiene el acento seco de las montañas santandereanas. Sus respuestas, cortas y tajantes, exteriorizan una personalidad recia y, como él mismo dice, con mucho carácter. Rodolfo González García, ex contralor general de la República y hombre controvertido en la escena política, aspira actualmente a la candidatura presidencial por el liberalismo.

27 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Su propuesta fundamental tiene tres ejes: alcanzar la paz entre los colombianos, basar la producción en el aprovechamiento del agua, y recuperar las áreas metropolitanas, entre ellas, Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Pereira, Cúcuta y Cartagena.

Es un liberal convencido, pero no es muy optimista respecto a la consulta interna. A su juicio, el nuevo sistema de primera y segunda vueltas presidenciales introdujo en Colombia el esquema de la gobernabilidad.

A grandes rasgos, la gobernabilidad consiste en que los partidos, los movimientos y aun las facciones de unos y de otros, se midan todos en la primera vuelta. Y, conocido el caudal electoral de cada uno, se produzcan las coaliciones con miras hacia la segunda vuelta, coaliciones que implican pactos de gobernabilidad.

Tan es así dice al defender su teoría que hay sectores que hace cuatro años consideraban la gobernabilidad como un acto rechazable, y ahora tratan de venderla al país como parte de la ciencia política .

Hay dos formas de entenderla: una es la de que todos los coaligados formen parte del nuevo gobierno, y otra, la de que a través de su representación parlamentaria defiendan los intereses de ese gobierno.

Sin embargo, considera que la consulta interna para seleccionar el candidato liberal es un buen mecanismo. Pero no veo fácil que puedan definirse las reglas de juego. Con un solo candidato por fuera, la consulta sería floja , agrega.

Sea como fuere, si hay consulta para seleccionar al candidato, González es partidario de que sea simultánea con las elecciones de Congreso, porque, repito, hacia el futuro la gobernabilidad también implica tener bases parlamentarias .

González no les teme a las críticas en el sentido de que es un candidato regional con poca opción nacional. Para eso se mete uno en la lucha, para conquistar a todo el electorado .

Se siente orgulloso Cuando se le pregunta si su paso por la Contraloría deterioró su imagen pública, González es categórico y responde: Para mí es una posición que me enorgullece. Es que el cuento de la clientela cada quien lo maneja a su acomodo. La clientela es mala para los de abajo, pero buena para los de arriba, y doblemente buena si es en el exterior .

La carrera administrativa, dice, pondrá término a esa discusión, pues los nombramientos se harán por concurso y los despidos, respetando el debido proceso.

González defiende sin ambages su propuesta sobre diálogo con la guerrilla. Dice que no se trata de desconocer los puntos de vista del Gobierno, de las Fuerzas Armadas, de sectores de la Iglesia y de la derecha colombiana, sino que la suya es una propuesta que formula en su calidad de precandidato para ponerla en marcha en caso de llegar a la Presidencia.

No creo que la negociación de por sí sea ingenua. Los que son ingenuos son los negociadores. En las dos ocasiones pasadas, el Gobierno ha asistido con muchos mitos a las rondas de conversaciones. Por ejemplo, creer que porque se cayó el socialismo, la guerrilla perdió poder. Yo no hablo de conversar, hablo de negociar. Negociar es encontrar unos puntos concretos de acuerdo; conversar es divagar .

Manejo del agua Su iniciativa sobre aprovechamiento del agua la resume así: El agua es lo único que puede transformar la producción agrícola del país y, en consecuencia, puede transformar la agroindustria. Donde hay agua, disminuye la necesidad de nutrientes químicos; si se maneja el agua, hay menos erosión, menos uso de tractores; manejando el agua se pueden regular los ríos, la generación eléctrica; se puede disponer de distritos de riego .

Es también un duro crítico de la manera como el Gobierno maneja la economía. Sigo considerando manifiesta que golpea a los sectores dependientes del trabajo. La apertura, tal como se está llevando a cabo, cierra puestos de trabajo y crea, además, un acelerado proceso de enriquecimiento .

Hay que cerrar un poco las importaciones. No se puede importar, como se hizo en 1992, dos millones de toneladas de alimentos , agrega.

A su juicio, el problema de la inflación debe manejarse con criterio de largo plazo. Debe haber proyectos a cuatro años y no como ahora, que se convierte en cómo fijarse metas a un año , agrega.

Según González, el problema del narcotráfico debe atacarse mediante una acertada política de sometimiento a la justicia, pero acompañada de una escoba que barra con plantaciones y laboratorios.

Y en cuanto al problema de la corrupción, dice que el país vive una transformación moral en la que no prima la óptica católica, según la cual la pobreza es una bendición de Dios.

En vez de tanto reformismo legal, debemos meternos en una gran política de empleo y de ingreso. No sé si resulte demasiado perogrullesco, pero se sabe que las personas bien remuneradas es menos fácil que cedan a la tentación , concluye.