Archivo

EE.UU. INVESTIGA CASO HK 3001

El Gobierno de Estados Unidos y las fabricantes de la aeronave y sus motores aceptaron ayer adelantar con las autoridades colombianas la investigación del accidente del avión HK 3001G. Este ocurrió el sábado pasado, y en él murieron el director de Aerocivil, Fernando Corrales Cruz, y otras 12 personas. Al mismo tiempo, el ex director de Aduanas y actual secretario de Hacienda del Distrito Capital, Carlos Fernando Zarama Vásquez, será el nuevo director de Aerocivil. Es oriundo de Pasto y se graduó de abogado en la Universidad Libre.

27 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Mientras tanto, la familia del desaparecido director de Aeronáutica, señaló que en el último mes había recibido misteriosas llamadas en su residencia de Cali, pero sin amenazas.

Ayer fue encargado de la jefatura de Aerocivil el subdirector Jairo Roberto Corredor Rubio, quien ya había renunciado a su cargo y estaba haciendo el empalme con su sucesor Javier Hernán Vallejo Henker, también muerto en el accidente.

El grupo de investigadores estadounidenses llegará hoy al mediodía a Colombia y está compuesto por cinco expertos: Tom Hauser y Harlod Donner, de la Administración Federal de Aviación (FAA), Jerome Frefchette de la Junta Administradora para la Seguridad en el Transporte (NTSB), Andrew Hall de la Cessna, compañía fabricante de la aeronave, y Dale Carter de la fabricante de los motores.

También se pidió la colaboración de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC).

Por ley, la investigación debe hacerla y presentarla la división de seguridad aérea de la Aerocivil, dependiente de la dirección de operaciones. Para que los demás organismos puedan participar, deberán firmar un acuerdo operativo.

Pilotos profesionales estiman que averiguar las causas será muy difícil por las características del avión, un Cessna 404 para seis pasajeros y dos tripulantes, que no lleva caja negra. Por esa razón, los expertos no dispondrán de la grabadora de vuelo, ni grabadora de voz.

Llamadas extrañas La madre del funcionario fallecido, Sofía Cruz de Corrales, relató que desde el pasado 25 de junio, cuando su hijo asumió como director de la Aeronáutica Civil, en el apartamento que ocupa la familia en Cali, empezaron extrañas llamadas sin que nadie dialogara al otro lado de la línea. Sin embargo, nunca se produjeron amenazas.

Agregó que la situación duró hasta el sábado del accidente y señaló que en los últimos días su hijo nunca mencionó que estuviera amenazado o que realizara investigaciones especiales.

Sin embargo, Corrales sí recibió amenazas de muerte y llamadas obscenas en 1991, cuando asumió la gerencia del Incora. Estas duraron un mes.

El domingo durante el sepelio en Cali, el senador José Balckburn no descartó que el accidente obedeciera a un atentado, debido a que el avión había estado en mantenimiento entre el 21 de junio y el 14 de julio y después de eso realizó vuelos a Cali y Medellín, sin que se presentaran fallas.

El director encargado de Aerocivil señaló que es muy prematuro aventurarse con hipótesis y pidió esperar los resultados de las investigaciones.

Aviones de la mafia El senador Eduardo Pizano dijo ayer que los funcionarios del Gobierno no pueden continuar exponiendo su vida al viajar en los aviones decomisados a la mafia y que por ello es indispensable replantear el proceso de adjudicación de equipos incautados al narcotráfico.

Pizano dijo que el avión de Aerocivil accidentado había sido decomisado durante el gobierno del presidente Virgilio Barco al narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha El Mexicano .

Sin embargo, la Aerocivil informó que la aeronave le fue entregada por la FAC, en un comodato por treinta años, el 21 de octubre de 1982, aunque sí perteneció al narcotráfico.

El senador dijo que cuando los aviones son decomisados no cuentan con la bitácora, con su historial, y aunque exista mantenimiento, este no garantiza que fallas anteriores no se vuelvan a presentar.

Con esa posición coincidió el presidente de Acdac, José Miguel Alvarado, quien afirmó que volar esos aviones es riesgoso, porque no se sabe a ciencia cierta cuántas horas han volado, sino que se calcula.

Sin embargo, la Aerocivil sostuvo que existen pruebas técnicas para determinar qué tipo de mantenimiento tiene que hacérseles a estas aeronaves y dijo que desde 1982, cuando le entregaron el avión, el Cessna 404 Titán voló 2.200 horas.

Pizano dio a conocer un listado de los aviones decomisados al narcotráfico en los últimos cinco años y dijo que actualmente el Ministerio de Defensa (la Fuerza Aérea y la Policía Nacional) cuentan con 112 naves que pertenecieron al narcotráfico, y que 18 de ellas ya fueron adjudicadas en forma definitiva.

Por incidente, sellada oficina de Corrales Los roces presentados entre el equipo de colaboradores inmediatos llevado a la Aerocivil por Fernando Corrales Cruz y los funcionarios de la administración anterior que habían renunciado, pero todavía estaban en sus cargos, causaron el sellamiento de su oficina, horas después de su fallecimiento.

Según la auditora administrativa de Aerocivil, Eva Bermúdez, quien ordenó el sellamiento, la asistente de Corrales, Luz Amparo Guerra, quien no se había posesionado, tuvo una confrontación con el secretario general de la entidad, José Vicente Guzmán, porque ella estaba en acción de romper unos papeles y no sabían de qué se trataba.

Dijo que los colaboradores del fallecido director no se habían posesionado y cuestionaban la autoridad de los funcionarios de la anterior administración.

Indicó que decidió sellar la oficina a la 1:35 de la mañana hasta la posesión del nuevo director y pidió la presencia de delegados de la Procuraduría General de la Nación y la Fiscalía General de la Nación, quienes ayer estuvieron en Aerocivil haciendo algunas averiguaciones.

El director encargado de Aerocivil, Jairo Roberto Corredor, quien es uno de los funcionarios de la anterior administración, restó importancia al hecho y dijo que el accidente en el cual falleció Corrales se presentó en un momento en el cual la entidad atravesaba un proceso de transición y, pudo generar angustia y tensiones.

Según él, el sellamiento fue un procedimiento ordinario de control de los archivos porque son públicos, y para garantizar la transparencia se solicitió la presencia de la Procuraduría y la Fiscalía para la apertura de la oficina.

Ayer en la Aeronáutica circularon versiones en el sentido de que Corrales había ordenado a sus asesores inmediatos revisar unos contratos que le habían pasado para que firmara, porque estaban sobrefacturados.

También se dijo que tenía listos los nombramientos de los nuevos funcionarios que remplazarían a la mayor parte de las directivas de Aerocivil.

No se sabe, sin embargo, si estos u otros documentos, eran los que la asistente Guerra quería romper, ni por qué razón. Ella, según la información de la Aerocivil, estaba ayer en Cali a donde viajó para asistir a las exequias de Corrales.

Anoche, durante entrevista con el telenoticiero QAP Guerra aclaró que el sábado se apersonó de algunas diligencias relativas al traslado de los cadáveres de los funcionarios de Aerocivil, y dijo que estuvo en la oficina de Corrales, donde rompió algunas cartas sin firmas y notas de sesiones de trabajo.

Dijo que ella misma pidió a la auditora levantar un acta de los documentos que había en la oficina (71 en total), entre ellos aceptaciones de renuncias de funcionarios de la pasada administración.