Archivo

SPIELBERG EN EL HOLOCAUSTO

Si hace 50 años me hubieran dicho que un día aparecería en una película que evoca las miserias que vivimos los judíos durante el Holocausto, me hubiera puesto a reír, para no dejarme vencer por la desesperación . Yossef Bau, de 72 años, apreciado artista gráfico y escritor en Israel, recordó así el encuentro mantenido pocos días atrás con el director estadounidense Steven Spielberg, que en Jerusalén rodó las escenas finales de su última obra: La lista de Schindler.

27 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Esta película cuenta la historia de un empresario alemán (católico) que, arriesgando su propia vida, cobijó en su fábrica a 1.200 judíos, salvándolos de esta manera de la muerte en las cámaras de gas.

Entre los episodios que recuerda Bau está aquel, increíble, de su matrimonio con Rivka, dos años más joven que él y a quien conoció fortuitamente en el campo de concentración de Plaschow, cerca de Cracovia.

Después de fabricar un anillo a partir de una cucharita, logró eludir la vigilancia de los carceleros y penetrar en el sector de las mujeres, donde en una ceremonia improvisada celebraron el matrimonio, para volver luego a su barraca sin ser descubierto.

En 1944, Bau fue llevado a un campo de exterminio, dado que su físico, reducido a menos de 40 kilos, ya no justificaba que fuera mantenido con vida.

En esos mismos días, Rivka fue enviada a Auschwitz, de donde salió, junto a otros pocos sobrevivientes, un año después.

Quien salvó al marido de Rivka fue el industrial alemán Otto Schindler, ya que Bau fue uno de los 1.200 judíos que conformaban la célebre lista de los trabajadores de la fábrica de cacerolas, quienes eran transferidos de los campos de concentración de Checoslovaquia, Polonia y Alemania.

Después de la liberación de Checoslovaquia por los rusos, Bau comenzó a buscar desesperadamente a su mujer en hospitales y casas de alojamiento en toda Polonia, porque, dijo, algo en su interior le decía que estaba viva.

El final de la búsqueda fue en un hospital de Cracovia, donde se reencontraron para nunca más separarse.