Archivo

CONGRESO DE E.U DISCREPA POR IMPUESTOS:

Washington, (EFE) Las fuertes discrepancias entre los congresistas estadounidenses por el aumento de impuestos a la gasolina, que el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, ya aceptó a cambio de la aprobación de su plan económico, ha puesto en peligro todo el proyecto económico de la Casa Blanca.

27 de julio 1993 , 12:00 a.m.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, George Mitchell, afirmó que el Congreso no aprobará el plan económico de Clinton si incluye un aumento de los impuestos a la gasolina de 34 centavos el litro, como ha sido propuesto.

Clinton, cuyo plan prevé una reducción del déficit en 500.000 millones de dólares en cinco años, ha aceptado que la disminución de ingresos que supone descartar el aumento de impuestos a todos los tipos de energía.

Un grupo negociador de la Cámara de Representantes y el Senado cotejan actualmente las dos versiones diferentes del proyecto económico que aprobaron por separado ambas cámaras, para llegar a una versión única que pueda ser aprobada por el pleno del Congreso antes de que comience sus vacaciones de un mes el 6 de agosto próximo.