Archivo

LÍBANO: 2 DÍAS DE BOMBARDEOS

Israel continuó atacando ayer, por segundo día consecutivo, los campamentos guerrilleros en el sur del Líbano, con aviones, barcos y artillería, mientras los civiles de ambas partes de la frontera huían de la peor batalla árabe-israelí de los últimos 11 años. Por lo menos 38 personas fueron muertas y 143 resultaron heridas, principalmente en el Líbano, donde más de 120.000 aldeanos huían al norte aprovechando las escasas pausas en la lucha.

27 de julio 1993 , 12:00 a.m.

La aviación israelí lanzó más de 100 ataques en treinta horas en el Líbano, entre la mañana del domingo y la tarde del lunes, al tiempo que los militares israelíes en la zona fronteriza ocupada por el Estado hebreo en el sur de Líbano dispararon más de 2.500 obuses de todo calibre contra bases de las guerrillas antiisraelíes.

Por su parte, estos grupos especialmente la milicia chiita pro siria Amal y la pro iraní Hezbolá (Partido de Dios) dispararon obuses de mortero y cohetes Katiusha contra la zona fronteriza ocupada y contra territorio israelí; unos cincuenta de estos cohetes cayeron en Galilea (norte del país).

Por esta situación, unos 150.000 israelíes pernoctaron en refugios subterráneos y varios optaron por abandonar sus residencias y emigrar hacia el sur. Varios centros urbanos comenzaban a convertirse ayer en verdaderas ciudades fantasma.

Los bombardeos israelíes han causado por lo menos 29 muertos y 101 heridos en Líbano, mientras que los ataques árabes han matado a nueve israelíes.

Los bombardeos contra las posiciones de los guerrilleros se intensificaron ayer luego de que dos soldados israelíes fueran muertos en una emboscada a 200 metros de la aldea de Baraachit (Líbano) por elementos de las milicias Amal y Hezbolá.

La razones de Tel Aviv Israel justificó los bombardeos como la única forma para detener la escalada terrorista de Hezbolá contra el norte de su país.

Al efectuar estas operaciones, Israel ejerce su derecho de legítima defensa para restablecer la indispensable seguridad en su frontera norte , dijo el embajador israelí ante Naciones Unidas, Gad Yaacobi, en carta al presidente del Consejo de Seguridad, el representante británico David Hannay.

Yaacobi agregó que Hezbolá y otras organizaciones terroristas, como el llamado Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General, han intensificado últimamente sus esfuerzos para matar israelíes y subvertir el proceso de paz .

En la carta se cita como prueba una declaración del dirigente de Hezbolá, Hassan Nasrallah, publicada recientemente en el diario libanés Al Diyar, en la que califica de guerra santa la colocación de bombas y las emboscadas, y reafirma que la Yihad (guerra santa) continuará hasta borrar a Israel del mapa .

El embajador menciona también continuos ataques con cohetes Katiusha contra poblados en el norte de Israel y contra unidades de la milicia defensiva en la franja de seguridad, el territorio del sur libanés que Israel ocupó en 1985 para contener las incursiones guerrilleras desde la frontera.

El primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, declaró que continuará la operación en el Líbano para que las localidades del norte de su país no sean rehenes del pro iraní Hezbolá.

Pero, el ministro de Asuntos Exteriores, Simon Peres, aclaró que la operación en el Líbano es limitada y solo tiene por objeto neutralizar al grupo pro iraní.

Por último, el comandante en jefe del Ejército, el general Ehud Barak, manifestó que Israel espera que el gobierno del Líbano imponga su voluntad al Hezbolá, es decir que lo neutralice, porque de lo contrario lo haremos nosotros .

Protesta libanesa También el embajador libanés ante la ONU, Jalik Makkawi, envió una carta a Hannay, en la que pide la intervención de dicho organismo para detener los ataques, que constituyen una flagrante violación de la soberanía e integridad territorial de Líbano y de la Carta de la ONU, al tiempo que plantean una grave amenaza a la paz y la seguridad internacional .

El secretario general de las Naciones Unidas, Butros Butros Ghali, condenó ayer tanto las incursiones israelíes en el Líbano como los ataques con cohetes contra el norte de Israel.

Francia fue el primer país occidental que criticó los ataques israelíes en el sur del Líbano y pidió hoy a Israel que ponga fin lo antes posible a la operaciones militares, según declaró el portavoz del ministerio francés de Exteriores, Richard Duqué.

Duqué añadió que, a pesar de que el gobierno francés deplora los ataques contra la seguridad de Israel , una operación militar de esa amplitud no puede ser justificada .

Por su parte, Gran Bretaña manifestó ayer su gran inquietud por la escalada de la violencia en el sur del Líbano . Un comunicado del Foreign Office dice que el ciclo de provocaciones y de represalias debe cesar .

Temen muerte del proceso árabe-israelí Beirut (AFP-Efe) Siria, Francia y Egipto coincidieron en señalar que el efecto más devastador de los ataques se concentrará en el debilitado proceso de paz árabe-israelí, que tras diez sesiones oficiales, no ha producido grandes avances.

De hecho ayer ya se produjo la primera reacción negativa, cuando miembros de la Organización para la Liberación de Palestina, pidieron la inmediata suspensión de las negociaciones de paz con Israel.

Hani Al-Hassan, uno de los fundadores de Al-Fatah el principal componente de la OLP y Abdullah Hourani, ambos miembros independientes del Comité ejecutivo (el gobierno en exilio) de la OLP, pidieron una total revaluación de las negociaciones de paz.

No existe ningún motivo para acudir a la decimoprimera sesión de las conversaciones declaró Al-Hassan.

Hourani dijo, así mismo, que es necesario lanzar un diálogo nacional palestino antes de reanudar las negociaciones . Esta declaración indica que el ataque al sur de El Líbano ha aumentado las diferencias entre los sectores moderados y radicales de la OLP frente al proceso de negociaciones con Israel.