Archivo

APRUEBAN PROTECCIÓN AGRÍCOLA

24 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Los agricultores estarán protegidos contra el daño que les pueda causar una caída en los precios internacionales de sus productos.

Así lo decidió el Consejo Superior de Comercio Exterior, que ayer le dio el visto bueno a un proyecto para aplicar cuotas o sobrearanceles (salvaguardias) a este sector, cuando las importaciones amenacen con ocasionar un perjuicio a la producción nacional.

Sin embargo, el mecanismo no entrará a operar todavía, ya que se acordó hacerle algunos ajustes a la propuesta presentada por los asesores.

En el caso agropecuario, falta definir la lista de productos que se beneficiarán con la protección por amenaza de perjuicio.

Según explicó el ministro de Agricultura, José Antonio Ocampo Gaviria, en esta lista se incluirán los productos que presenten sensibilidad a las reducciones en los precios internacionales y que no estén en franjas de precios.

Las materias primas agrícolas que no aparezcan en el listado tendrán que demostrar que hay daño para que se les apliquen las salvaguardias.

Según Ocampo, se utilizarán preferiblemente los sobrearanceles para evitar que el incremento inusitado de las importaciones perjudique a los productores locales. De todas formas, las cuotas son un mecanismo al que también se podrá acudir.

Para todos El Consejo también aprobó ayer los criterios generales para aplicar las salvaguardias a todo tipo de importaciones.

Aunque se había propuesto que las cuotas y los aranceles se aplicaran a los productos provenientes de un país en especial, es decir en forma discriminatoria, el Consejo decidió que era mejor adoptar una salvaguardia generalizada, explicó el ministro de Comercio Exterior, Juan Manuel Santos.

Se espera que este mecanismo entre en vigencia en un mes, cuando el Consejo se vuelva a reunir y apruebe los ajustes que se decidieron ayer. El primer producto en quedar amparado por este mecanismo será la leche, cuyas importaciones quedarán prohibidas hasta que se tome la decisión.

El punto más complejo se refiere a los requisitos que deberá cumplir el empresario para pedir la aplicación de una salvaguardia, ya que se quiere evitar que este instrumento se convierta en un camino para hacer una defensa a ultranza de los productores.

En este aspecto, cobra especial importancia la prueba de la amenaza de perjuicio, en el caso agrícola, y del perjucio en los demás sectores.

De otro lado, se acordó aumentar de 5 a 10 por ciento el arancel del algodón, medida que ya había sido discutida.

También se desmontó la restricción que existía para la importación de plaguicidas, con lo que los agricultores podrán adquirir directamente en el extranjero estos productos.

Hasta el momento, solo había unas pocas empresas autorizadas para hacerlo.

También se aprobó la política que adoptará el Gobierno en materia de protección a la propiedad industrial.

En este sentido, se dio el visto bueno para que se siga impulsando el fortalecimiento de este régimen en el Grupo Andino (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela).

Los puntos en que se hará un mayor énfasis son la duración de las patentes, las licencias obligatorias y la protección de marcas notorias.

En el caso farmacéutico, se mantiene la propuesta de adelantar el patentamiento de estos productos al primero de enero de 1994.