Archivo

SUSTO POR LLENO EXCESIVO EN LA REGADERA

Ayer cerca 30 barrios ubicados cerca a la ribera del río Tunjuelito (Tunjuelito, Bosa, Ciudad Bolívar y Usme, entre otros) sufrieron un susto. La lluvia hizo que la represa de la Regadera rebasara su nivel normal amenazando con inundar todo el sector. A las dos de la tarde, la Oficina para la Prevención de Emergencias (Opes) recibió la señal de alarma, proveniente de la represa de La Regadera. Allí hay personal de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAB) las 24 horas y, en caso de emergencia envía un reporte cada media hora a la Opes.

22 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Bernardo Grau, director de esta entidad, dijo que aunque el último reporte aseguraba que los niveles estaban bajando, ellos seguirían en alerta hasta que el nivel de la represa volviera a lo normal. Los calles de los barrios aledaños a la ribera llegaron a inundarse pero no de gravedad. Los bomberos se hicieron presentes en la zona y alertaron a la comunidad acerca de lo que estaba ocurriendo.

Por su parte, empleados de la Empresa de Acueducto llevaron varias motobombas extras para sacar el agua y permanentemente recorrieron el alcantarillado y supervisaron el nivel del río. Así mismo, la Opes, la Alcaldía Mayor y el Departamento de Bienestar Social, prepararon dos sitios que servirían de refugio en caso de evacuación. Uno localizado en el barrio la Arborizadora Alta y otro en el Jardín Infantil de Tunjuelito. Allí cabrían cerca de 200 personas.

El problema dijo Grau, quien coincidió con el Cuerpo de Bomberos, es que como estos barrios están ubicados más abajo del nivel del río, cuando éste se rebosa las aguas no tienen para dónde coger excepto para las calles, en donde sale por las alcantarillas y desages.

Por su parte, el alcalde de Ciudad Bolívar, Orlando González, dijo que los bomberos y la policía habían alertado a la comunidad sobre el riesgo de una posible inundación. Además se prepararon las medidas de evacuación correspondientes en caso de que se produjera.

Rogelio Sánchez, habitante del sector, dijo que había visto que el caudal del río había aumentado. La Empresa de Acueducto y Alcantarillado dijo ayer que el nivel normal de la represa aumentó durante la emergencia 51 centímetros, cantidad que no lleva a un desastre.

EN CASO DE INUNDACION...

La Oficina para la Prevención de Emergencias (OPES) hizo una serie de recomendaciones para aquellos que viven cerca a las riberas de los ríos, en este caso cerca a la del río Tunjuelito: Las puertas deben trancarse con tablas o montones de arena para procurar que el agua no entre a las casas.

Los niños deben mantenerse lejos de la inundación, no sólo porque son aguas negras sino porque la fuerza de la corriente puede destapar las alcantarillas y pueden caer en ellas.

Los vecinos del sector deben hacer extensivas las recomendaciones, que escuchan por radio o que llegan por medio de boletines, al resto de la comunidad. Los enseres y demás cosas que puedan ser afectados por la inundación deben ser colocados en lugares elevados. Así no se los llevarán las aguas.

En caso de emergencia llamar al cuerpo de Bomberos 119, la Policía Metropolitana 112, la Secretaría de Salud 115 o a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado 2440001 al 09.