Archivo

PARÁLISIS EN LA JUNTA TÉCNICA DE CATASTRO

La junta técnica de Catastro Distrital se encuentra paralizada por discrepancias en su seno. Según la actual presidenta de esa entidad, Edith Rico, el fenómeno se registra desde hace varios años e inclusive hay una reclamación de la Contraloría del Distrito, según la cual el año pasado no hubo reunión.

22 de julio 1993 , 12:00 a.m.

La situación está afectada por una discrepancia jurídica acerca de la capacidad de la junta para decidir en segunda instancia las reclamaciones sobre los avalúos catastales.

Rico estima que según el acuerdo que organizó el Departamento Administrativo de Catastro Distrital (DACD), la segunda instancia es la junta.

Pero por lo menos parte de la administración cree que la instancia superior es el director del Departamento. El actual director del cargo, Rodrigo Manrique, dijo que uno de los representantes del Concejo en la junta, Enrique Angel, comparte el criterio de que la segunda instancia es el director.

Manrique dijo que se está esperando un concepto solicitado por la Personería sobre el asunto. La administración, añadió, se atendrá a lo que diga la Personería.

La junta está integrada por cuatro representantes del Concejo; por el tesorero, los secretarios de Hacienda y Obras Públicas; los directores del Departamento Administrativo de Planeación y del Instituto Geográfico Agustín Codazzi o su delegado y el Personero del Distrito. El Contralor puede asistir.

Ninguno de los representantes del Distrito está autorizado para delegar su participación.

Conforme al artículo 33 del acuerdo mediante el cual se creó el Departamento de Catastro, las funciones de la junta técnica son las siguientes: a) Estudiar y resolver los recursos contra los actos administrativos proferidos por el director de Catastro.

b) Estudiar y conceptuar sobre nivelaciones primarias de precios de la propiedad inmobiliaria.

c) Estudiar los planes y programas administrativos del Departamento.

d) Asesorar al director del DACD, en materias de su incumbencia.

e) Estudiar y recomendar innovaciones para el desarrollo y correcto funcionamiento del ramo.

f) Aprobar la zonificación de Bogotá en materia catastral.

g) Dictar su propio reglamento.

De otro lado, entre las funciones del director está la de aprobar, previo concepto favorable de la junta técnica, la nivelación primaria de precios.

El director del DACD dijo que desde hace años, la primera instancia es la oficina de notificaciones y recursos y la segunda es el director. Eso obedece a una resolución dictada por el Alcalde en 1985.

Manrique puso de presente que la unidad jurídica del propio DACD, cree que la segunda instancia es la junta.

Sin embargo el funcionario advierte que la comprobación de que la junta no se reúne muestra los peligros que encerraría el hecho de que asumiera la segunda instancia.

No se le puede soltar una responsabilidad , dijo. Según Manrique el Instituto Geográfico Agustín Codazzi es partidario de que la segunda instancia esté en poder del director.

A su turno la presidenta piensa que la junta tiene funciones muy precisas y debe cumplirlas, pues figuran en la ley, es decir en el acuerdo que creó el DACD.