Archivo

SER GAY YA NO ES DELITO MILITAR

El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, anunció ayer su decisión de permitir a los homosexuales formar parte de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, aunque con la condición de que mantengan un comportamiento discreto. En una intervención en la Universidad de Defensa Nacional, en el Fuerte McNair, en Washington, Clinton indicó que a partir del primero de octubre, las autoridades militares no preguntarán a los nuevos reclutas si son o no homosexuales y los soldados serán juzgados con respecto a su conducta y no a su orientación sexual.

20 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Así mismo, señaló que cualquier proclamación pública de homosexualidad por parte de un soldado dará lugar a la posibilidad de apertura de una investigación, pero agregó que el soldado tendrá la oportunidad de reafirmar su compromiso con los reglamentos militares.

Este plan, ideado por el secretario de Defensa, Les Aspin, ha sido bautizado como la política del no preguntar, no decir, no perseguirlos .

Clinton declaró que su plan no es la solución perfecta , pero constituye un verdadero paso adelante , ya que hasta ahora todo hombre o mujer de las fuerzas armadas que fuera identificado como homosexual era inmediatamente expulsado de la institución.

Grupos de activistas homosexuales dijeron que la decisión de Clinton forzará a las lesbianas y a los homosexuales a permanecer en el armario o a enfrentarse a ser expulsados de las fuerzas armadas si deciden hacer pública su orientación sexual.

Pero, Clinton dijo que la nueva política aporta un equilibrio sensato entre los derechos de los individuos y los requisitos de las fuerzas armadas .

Despedido por teléfono De otro lado, el Presidente estadounidense dijo que despidió al jefe de la FBI, William Sessions, por recomendaciones de la fiscal general, Janet Reno.

Llamé al director Session hace unos momentos y le informé que estaba despedido , dijo el Presidente.

De este modo, Clinton puso fin a seis meses de controversia en torno a Sessions, que tras ser acusado de abusar de su posición para beneficio particular, se negó a renunciar.

Clinton precisó que nombraba al vicedirector del FBI, Floyd Brown, como director interino, y que hoy anunciará la identidad del sucesor de Sessions como jefe del FBI, probablemente el juez federal de distrito Louis Freeh, de Nueva York.