Archivo

COMIENZA LEGISLATURA MILLONARIA

Mañana comienza un nuevo período legislativo determinante para la evolución económica del país. El Congreso de la República tiene el reto histórico de ofrecer un nuevo ordenamiento en aspectos tan fundamentales como la salud, las pensiones y los servicios públicos. Para el Gobierno es quizá la última oportunidad para consolidar el proceso de modernización de la economía que no se concibe sin una solución a la crisis de la seguridad social, o sin la ley que ofrezca un marco jurídico seguro para emprender el proceso de privatización del sector eléctrico.

19 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Se discutirán propuestas como la del Fondo Nacional de Regalías que se convertirá en un instrumento vital para manejar los cuantiosos recursos que se obtengan de Cusiana. En otras palabras, el gasto adecuado de los recursos o su posible despilfarro dependerá del sistema de distribución que se apruebe.

El monto del presupuesto nacional para el próximo año será otro de los proyectos más polémicos que discutirá el Congreso. Se estima que el gasto y la inversión pública requerirá recursos por cerca de 13 billones de pesos en 1994.

El gasto oficial tendrá que hacerse con serias restricciones ya que las autoridades económicas estiman que no podrá superar el volumen de ingresos en más de 1,5 por ciento del Producto Interno Bruto con el objeto de evitar presiones indebidas sobre la inflación.

Pero varios de los proyectos de ley implicarán mayores costos para el Gobierno: las iniciativas de seguridad social, de reforma agraria y del sector eléctrico generarán mayores costos por 1,7 billones de pesos en 1994.

Seguridad Social La reforma de seguridad social es, sin duda, el proyecto más importante. Se trata de una transformación de fondo a todo el sistema de salud y pensiones de los trabajadores colombianos.

La iniciativa crea un nuevo modelo de pensiones en el que coexistirán los fondos privados y el tradicional fondo del Instituto de Seguros Sociales (ISS). En el esquema privado, empresarios y trabajadores ahorrarán el 12,5 por ciento del valor de la nómina para conformar una pensión que dependerá del rendimiento de los recursos ahorrados en el fondo y del tiempo de cotización.

En el sistema público la prestación de jubilación está predeterminada y no depende del rendimiento de los ahorros: cuando el trabajador cumpla la edad y el tiempo de cotización que se requiere tendrá derecho a una pensión que podría llegar a ser el 85 por ciento de los últimos salarios.

Sobre este proyecto se viene una discusión compleja ya que el proyecto de ley le está otorgando ciertos privilegios al fondo público. Para el sector privado y el mismo Gobierno, tales diferencias entre los dos sistemas son exagerados y evitarán que el sistema privado se desarrolle adecuadamente.

Durante el debate, que comenzará desde esta semana en las plenarias de Senado y Cámara, los ponenetes del proyecto intentarán igualar los dos sistemas. Ello significa que todos los trabajadores tengan los mismos requisitos y beneficios. Según el Gobierno, de esta manera los fondos privados y el ISS competirían por los afiliados en igualdad de condiciones.

La otra mitad del proyecto se refiere al nuevo sistema de salud: Empresas Promotoras de Salud (EPS) recaudarán mensualmente el 12 por ciento del valor de la nómina para un plan integral de salud que cubrirá a las familias de cada trabajador de los riesgos de enfermedad general y maternidad.

La reforma significará costos adicionales superiores al 1,0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). El Gobierno tendrá que financiar la salud y pensiones de los indigentes y destinar recursos para los bonos de reconocimiento de los trabajadores que decidan trasladarse a los fondos privados de pensiones.

El presupuesto La aprobación del proyecto de presupuesto para 1994 y el régimen tributario de las entidades territoriales concentrarán la atención del Ministerio de Hacienda y las comisiones Terceras y Cuartas de Cámara y Senado en el período de sesiones legislativas que comienza mañana.

El Gobierno tiene plazo hasta el 30 de julio próximo para radicar la iniciativa que contempla todos los gastos del Estado para 1994 y que podría superar el presupuesto de 1993 aprobado por 11,3 billones de pesos.

Se estima que para el próximo año cerca del 50 por ciento de los recursos se destinarán a gastos de funcionamiento y pago de nómina; 20 por ciento para el servicio de la deuda externa y 30 por ciento para inversión.

El proyecto irá acompañado del plan de inversiones públicas que asciende a 1,5 billones de pesos. Esos recursos se dirigirán a las vías de la apertura, el programa de vivienda de interés social y un plan para impulsar al sector agropecuario.

Otro de los proyectos que originará controversia es el régimen tributario para las entidades territoriales. El Gobierno lo presentó en la legislatura pasada pero como no hizo trámite, decidió radicarlo nuevamente.

La discusión será difícil porque hay mucha resistencia en el Parlamento por la posible creación de más impuestos, más aún teniendo en cuenta que el país entró de lleno en un nuevo proceso electoral.

Otro proyecto que radicará el gobierno es el régimen del Contador General. De acuerdo con la Constitución Nacional el nuevo funcionario deberá llevar la contabilidad general de la Nación, elaborar el balance y determinar las normas contables que deben regir al país.

Luz y regalías En el nuevo período, las plenarias de Senado y Cámara intentarán sacar adelante dos proyectos claves presentados por el Ministerio de Minas y Energía: la Ley Eléctrica y el Fondo Nacional de Regalías.

La Comisión Quinta del Senado dejó aprobada la iniciativa eléctrica mediante la cual se establece el régimen para la generación y distribución de energía.

Según lo aprobado, se fija un nuevo régimen de actividades de generación, interconexión, transmisión y distribución, y comercialización de la electricidad en el país.

Se abre la posibilidad para que en las actividades del sector energético puedan participar el sector público y el privado, los cuales gozarán de libertad para desarrollar sus funciones bajo una amplia competencia.

Por último, se propone la creación de una contribución especial sobre el valor de los consumos del servicio de electricidad de los estratos altos e industriales. Esto con el fin de subsidiar el servicio a los más pobres.

Sin embargo, el Gobierno estima que parte del subsidio tendrá que salir del presupuesto nacional, lo que tendrá un costo anual de 500.000 millones de pesos.

Sobre el proyecto que reglamenta el funcionamiento del Fondo de Regalías, creado por la Constitución de 1991, el debate será agrio, porque algunas regiones no quieren que les quiten recursos para el Fondo.

Proyectos agrícolas Cinco proyectos de ley para el sector agropecuario hacen trámite en el Congreso, de los cuales, cuatro fueron presentados por el Gobierno.

Son ellos, el régimen legal del medio ambiente y creación del ministerio del ramo; certificado de incentivo forestal y régimen de fomento forestal; reforma agraria; estatuto de los fondos ganaderos y ley nacional agraria.

Se destaca el proyecto de ley del Ministerio del Medio Ambiente que pretende hacer modificaciones relacionadas con la reorganización de las corporaciones autónomas regionales.

El nuevo ministerio se encargará del manejo de ecosistemas frágiles como los de Amazonas, Chocó, Urabá, Sierra Nevada de Santa Marta y Archipiélago de San Andrés y Providencia.

En su primera vuelta, la Comisión Quinta de la Cámara aprobó un subsidio en dinero del 65 por ciento para aquellos campesinos que estén interesados en adquirir tierra, siempre y cuando no la posean. Estas transferencias junto con otros programas de crédito hacen que la reforma tenga un costo fiscal cercano a 650.000 millones de pesos. Cuadro MAC