Archivo

SE ACELERA EL TRANSPORTE

A diferencia de lo que ocurrió en el primer trimestre del año, la situación de los transportadores se torna cada vez más positiva, pese a que el fantasma de la inseguridad los continúa rondando. Entre abril y junio la baja demanda pasó a ser el tercer problema que afrontaron los transportadores, después de la inseguridad y la apertura.

18 de julio 1993 , 12:00 a.m.

En cambio, durante el primer trimestre de 1993, la mayor preocupación de los transportadores fue, precisamente, la baja demanda.

El aumento de la demanda hizo que en el segundo trimestre tan sólo el 31,3 por ciento de los empresarios encuestados respondiera que sus ventas disminuyeron, mientras que para el 28,1 por ciento crecieron, y para el 37,5 por ciento permaneció igual.

Durante los primeros tres meses del año, el 46 por ciento había expresado que sus ventas habían caído, mientras que para el 27 por ciento crecieron y para el 18 por ciento se estancaron.

El aumento de la demanda tiene su explicación en el significativo incremento de las importaciones durante el presente año. Este hecho ha generado mayores volúmenes de carga y, por ende, una reactivación de la demanda.

Adicionalmente, las expectativas de los empresarios para el próximo trimestre son todavía más optimistas.

El 53,1 por ciento de las empresas transportadoras creen que las ventas aumentarán en el tercer trimestre, mientras que el 37,5 por ciento consideran que éstas se van a estancar.

Buenas calificaciones A pesar de que al principio del año, el 43 por ciento de los transportadores no dudaron en calificar la gestión del Gobierno como la segunda fuente de problemas para sus empresas, para el segundo trimestre los empresarios dieron la más alta calificación al manejo económico. Este fue de 3,42 por ciento, por encima del promedio que fue 3,19 por ciento.

Los empresarios consideran que los cambios que se han hecho en la Aduana y las nuevas disposiciones sobre el descargue de los productos, han facilitado su actividad.

Otra variación importante que observa es sobre el crecimiento económico esperado por parte de los transportadores. Mientras el año pasado estimaban que el crecimiento económico sería de 2,1 por ciento, y a principios del año se atrevieron a vaticinar un incremento del 3,2 por ciento, ahora consideran que el crecimiento será del 4 por ciento al terminar 1993.

Para 1994, los transportadores esperan que la economía crecerá un 4,66 por ciento.