Archivo

UNA ÉPOCA DE CAMBIOS

Todo está cambiando. Desde el proceso de generar riqueza, de tomar decisiones, las correlaciones de fuerza y de poder, el papel de la Iglesia, las formas de gobierno, el manejo empresarial, la forma de ver el mundo, hasta las maneras de entender el ser humano y sus posibilidades frente al cosmos. Nada es igual. Todo se ha replanteado. La democracia de hoy no es la misma de los griegos ni la de Churchill en Inglaterra, ni la de López Pumarejo en los años 30 en Colombia. La ciencia de hoy desvirtúa la de ayer y las tecnologías de punta nos transportan a nuevas realidades y posibilidades. La música, el arte y la forma en que se relacionan los hombres y por ende la política, ya no son como se les conocía. Estamos navegando en un mundo en donde a más de la relatividad de los conceptos de tiempo y espacio y las nuevas verdades sobre el origen del universo, todas las formas de aproximarnos a lo ideal cambian, se transforman. Se confirma el fin de la Galaxia Gutenberg hacia la Aldea global,

19 de julio 1993 , 12:00 a.m.

En Colombia avanzamos en un proceso que no tiene reversa, dentro de un nuevo esquema de política económica y de relaciones internacionales. Vivimos en un gran torrente de cambios y revolcones, que en buena hora se están dando. Nuestro siglo XXI será, finalmente, como colectivamente lo definamos. Por eso no tenemos derecho a equivocarnos, ni a poner palos en las ruedas al proceso de cambio y ello depende del proyecto político que apoyemos para los próximos años. El que no participe en su definición tendrá que resignarse a que otros lo hagan por él. Colombia tiene una gran oportunidad. Tenemos la posibilidad histórica de ser los artífices de una Colombia grande para los colombianos, en donde liberalismo y cambio, son sinónimos.