Archivo

BARAJA DE POSIBILIDADES

Si usted desea comprar vivienda, tiene varias alternativas para la financiación. Las corporaciones de ahorro y vivienda (CAV) siguen ocupando el primer lugar en el otorgamiento de créditos. Este año desembolsarán cerca de 1.200 millones de pesos. Le siguen entidades del Estado como el Fondo Nacional de Ahorro y las Cajas de Vivienda, pero si usted no es empleado estatal no puede acceder a estos programas.

17 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Las cajas de compensación familiar, aunque no financian directamente vivienda, si construyen y otorgan subsidios, con lo que ayudan a un gran número de sus afiliados a tener techo propio, con amplias facilidades.

Otros sistemas de financiamiento son las cooperativas. Estos organismos tampoco están especializados en vivienda, pero sus líneas de crédito pueden ser usadas para compra, construcción o remodelación de vivienda.

De este gremio no existen cifras consolidadas sobre el monto de sus préstamos en vivienda, pues no discriminan por tipos de usos.

Pero, en general, las cooperativas prestan entre uno y cinco millones de pesos, con intereses que van del 2.5 al 3 por ciento mensual y con plazos que no superan los cinco años.

Para acceder a un préstamo de una cooperativa se necesita ser afiliado, tener cuenta con unos saldos mínimos y llevar cierto tiempo de afiliación. Por esto no es un sistema muy extendido, pero puede ser una gran ayuda para la cuota inicial o completar el monto total en una compra.

Por último, están los bancos como alternativa de financiación, que entraron al mercado a raíz de la más reciente Reforma Financiera.

Por el momento solo el Banco Ganadero se le ha medido a la competencia con las CAV, con buenos resultados, según un funcionario de la entidad.

Inicialmente, en mayo pasado, el Banco lanzó líneas de crédito para compra de vivienda nueva y usada, consultorios y locales o para construir.

En febrero de este año comenzó a financiar a constructores, con obras muy específicas, y con recursos de mil millones de pesos por cada proyecto.

Durante el primer año de operación de sus créditos de vivienda, el Banco a colocado cerca de 20.000 millones de pesos entre sus clientes.

La institución tiene plazos de 10, 15 y 20 años en créditos hipotecarios, con intereses calculados sobre el DTF más 6 ó 7 puntos.

Este es el primer logro del sector bancario en el financiamiento de vivienda en el país. Aunque reconocen que es un negocio que no dominan, otros bancos están interesados en ingresar con grandes recursos.

Amanecerá y veremos. Por lo pronto, escoja su forma de financiamiento entre las opciones que ofrece el mercado.