Archivo

ESTANTERÍAS: MUY PRÁCTICAS Y ÚTILES

La decisión acerca de lo que se necesita respecto a estanterías es algo que resulta siempre engañoso. Por esto es aconsejable añadir siempre un diez por ciento a lo que se considera como indispensable. Primero, estudie muy bien lo que piensa colocar en las estanterías y haga una clasificación según tamaños y peso. Luego hay que prestar atención a la profundidad y longitud de cada anaquel.

17 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Una colección de libros de bolsillo puede requerir unos 3.5 metros de anaqueles de 15 centímetros de profundidad. Pero se recomienda dejar los anaqueles un poco más profundos de lo que en realidad se necesita.

Las alturas van de acuerdo a lo que se quiere guardar. La mayoría de los libros de bolsillo tienen 17.5 centímetros de altura, por tanto, se añaden unos 2.5 centímetros para tener un acceso fácil y poder cambiar de sitio los libros.

Finalmente, hay que tener en cuenta el peso de lo que se quiere colocar en los anaqueles, para tomar las decisiones respecto del tipo de soportes y elementos de retención más adecuados. En caso de duda, es mejor pecar por exceso que por defecto.

Cuando se planea un estante hay que pensar en la apariencia. Además, si es una gran cantidad, es mejor realizar un dibujo a escala de todo el conjunto.

Luego se pasa a los detalles y enmiendas oportunas, como puede ser el televisor en un lugar adecuado. Si quiere instalar un equipo de sonido, es necesario asegurarse de que existirá bastante profundidad para los bafles y facilidad de conexión de los cables.

Es necesario aegurarse de que se emplearán elementos fuertes y resistentes para aguantar el peso que se colocará en las estanterías.

Recuerde que en una estantería doméstica los soportes no deben estar separados más de 75 centímetros.

Pero hay otro problema inherente a esta separación: el combado de los anaqueles en función del grosor y la calidad del material utilizado. En algunos casos se tendrá que reducir la distancia de separación.

Los materiales El tablero aglomerado suele ser el material más barato. Además, hay una gran variedad de espesores, algunos de ellos pensados justamente para aguantar peso.

La madera natural, pese a su precio más alto y a sus posibilidades de deformación, es otra solución.

Para anaqueles profundos se pueden realizar los tableros acoplando diversas anchuras de tablas.

La manera más simple de instalar estanterías es recurriendo a escuadras, que se clavan directamente en la pared. En el mercado existe gran variedad de tamaños y tipos: de pletina, de chapa troquelada, de fundición, de perfiles... Manos a la obra.