Archivo

LA ALQUIMIA MUSICAL DE MARK

Aunque no son los sultanes del ritmo, Dire Straits se mantiene como una de las bandas de rock más sólidas y compactas de los últimos años. El grupo es en realidad un producto de la imaginación y el talento del guitarrista Mark Knopfler, quien se ha encargado de darle a la banda ese perfil de niños buenos e intelectuales del rock británico. Dire Straits no es un grupo de grandes rupturas y desmesuradas pretensiones. Su único objetivo es la música. En su caso, la celebridad no es una tentación. Por eso, solo se sabe de ellos cuando sale un nuevo disco, como en este momento, gracias al lanzamiento de On the night, su primera grabación en vivo desde el álbum doble Alchemy, que lanzaron en 1984.

16 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Son en total diez cortes que incluyen algunas de sus grandes canciones de finales de los años 80 y comienzos de los 90 como Money for nothing, Brothers in arms, Walk of life y Your latest trick. De su repertorio anterior grabaron: Heavy fuel, Romeo and Juliet, Private investigations, On every street y You and your friend. El 90 por ciento del disco es en vivo y solo una canción, Calling Elvis, fue grabada en estudio.

La historia de Dire Straits comienza hace 16 años, exactamente un año después de que los Sex Pistols lanzaron al mercado el ya mítico Anarchy in the UK, cuando el entonces profesor Mark Knopfler se decide a fundar un grupo en compañía de su hermano menor, David; su amigo el sociólogo John Illsley y el baterista Pick Withers.

Debutaron con el nombre de Cafe Racers en un festival de música punk. Les fue tan mal y su estado era tan lamentable que un amigo les sugirió en broma que cambiaran el nombre por el de Dire Straits (Calles Horrendas).

Sin embargo, tenían talento porque un año después lograron un contrato con el sello Vertigo. En enero de 1978 fueron contratados como teloneros para la gira británica de Talking Heads.

Ese mismo año lanzaron al mercado su primer larga duración, el cual incluía Sultans of swing, con el cual llegaron a los primeros lugares en toda Europa y se hicieron conocer en todo el mundo.

En 1980, David, el hermano de Mark, se retira para hacer su carrera como solista. Ese año produjeron Making movies, el cual fue realizado con la colaboración de Jimmy Lovine, quien trabajó con Bruce Springsteen y Patti Smith.

Mientras crecía la popularidad del grupo, aumentaba el prestigio de Mark Knopfler como guitarrista, quien era solicitado por varias estrellas del rock como músico de estudio, entre ellos el superexigente, mítico y huraño Van Morrison.

1984 es un año de grandes sucesos para la banda. David lanza su primer disco en el cual colaboran su hermano y John Illsley. Este también prueba suerte como solista con el disco Never told a soul, y para finalizar, Mark contrae nupcias con Lourdes Salomone.

Tanta actividad y tantos cambios fueron solo el presagio de lo que estaba por venir. En 1985 sale al mercado Brothers in arms, el disco más vendido en la historia de la banda. Este trabajo incluía una colaboración entre Sting y Knopfler titulada Money for nothing que fue primer lugar en todo el mundo y cuyo videoclip marcó una revolución en el género, al introducir los efectos por computador.

Superar los records que dejó Brothers in arms es casi una utopía y ese nunca fue el objetivo de Dire Straits; los registros de ventas no son sinónimo de buena música. Al entrar en la madurez y sin hacer la bulla que hicieron en 1985, la banda se mantiene fiel a su estilo. Entre concierto y concierto, su líder, Mark, ha colaborado con casi todos los grandes: Eric Clapton, Elton John, Paul Mc Cartney y Sting, entre otros.

El último disco de estudio de Dire Straits fue On every street, el cual fue elegido por la Philips para promocionar su nuevo adelanto tecnológico, el casete digital.