Archivo

PARTE LA GIRA SURAMERICANA DE SQUASH

Otra vez, como desde hace seis años, Colombia atrae la atención mundial con la realización de una parada internacional de squash. Este certamen, al Abierto de Colombia-93, es el primero de la gran gira suramericana y otorga puntos para la clasificación de la Asociación Profesional de Squash (PSA). El escenario del torneo, que se disputará en las canchas del Club Cañasgordas de esta capital, reúne a 9 jugadores internacionales que ganaron la casilla por derecho propio (de acuerdo con el ranking de la PSA) y siete más que vienen a sumar puntos para ascender en el escalafón.

15 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Las clasificados son los británicos Darren Webb (número 34 mundial), Tim Garner (64), Darren Bradbury (119) y Nick Cass (141); el egipcio Mohsen Ahmed El Gezery (120); el portugués Luis Filipe Barbosa (125); el alemán Christopher Carow (129), y el colombiano Kike Muñoz (134).

Completan el cuadro los argentinos Néstor Simieli (172), Juan Tonelli (206) y Horacio Resta (206); el neozelandés Gregory Aspinal-Paul (206); los costarricenses Ricardo Franceschi (206) y Hernán Freer (206); el italiano Jose Facchini (206) y el colombiano Alfonso Vargas (206).

Lamentablemente, por coincidir con el Abierto de Argentina, algunas de las figuras que hubieran podido venir a la parada colombiana decidieron desplazarse al sur del continente.

La Federación Colombiana no quiso tener en cuenta la sugerencia que se le hizo hace un tiempo, en el sentido de no coincidir con el certamen en Argentina. Pero ellos, los directivos, que no escuchan a nadie y resuelven a su antojo, escogieron esta fecha y los jugadores debieron escoger , dijo Diego Mallarino, ex jugador de squash y propietario de Sport s Gym, uno de los centros de práctica más concurridos de Bogotá.

Al igual que en otras disciplinas, en el squash los directivos van muy rezagados en relación con los deportistas que, sin embargo, deben someterse a los caprichosos designios de aquellos.

El apoyo que recibimos es mínimo y nos toca luchar solos , se quejó Enrique Santamaría, considerado como el más promisorio jugador colombiano y quien ya tuvo la oportunidad de estar un año en Europa aprendiendo y foguándose. Santamaría estará ausente de esto torneo por encontrarse lesionado.

A pesar de esa situación, el nombre de Colombia es respetado en el concierto internacional de squash entre otras cosas por la labor que desde 1985 desarrolla Enrique Kike Muñoz --número 134 mundial--. Muñoz compitió con los mejores jugadores del planeta y ahora entrena a varios de ellos en Italia, además de ser un reconocido promotor de certámenes.

El Abierto Colombia-93 de Squash repartirá una bolsa de 7 mil dólares (5,6 millones de pesos). Las competencias se iniciarán a partir de las 12 del día.

Los enfrentamientos son: Webb-jugador calificado, Muñoz-Tonelli, El Gezery-Resta y Barbosa-calificado, por la parte alta del cuadro; Simieli-Cass, calificado-Bradbury, calificado-Carow y Vargas-Garner, por la parte baja.