Archivo

HOY, GRAN SUBASTA EN FAVOR DEL LORENCITA

Las donaciones para la subasta que se realiza hoy en el anticuario La Cancillería en beneficio del Hospital Infantil Lorencita Villegas de Santos, ha crecido. Nueve artistas han donado obras cuyo valor en unos casos total y en otros parcial será donado a la institución al igual que un porcentaje de las ventas totales que se realicen. Naemí Fonts, Augusto Peinado, Phillie Massonnat, Jaime Rojas, Magdalena Vanegas, Mauricio Rodas y Javier Toro son los artistas que se han unido al esfuerzo de sacar adelante el hospital.

15 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Para esta noche se tienen casi un centenar de piezas de arte de los siglos XVI, XVII y XVII, entre las que se destacan pinturas románticas francesas e inglesas de pintores como Eugene Appert, con los óleos La riña y La partida de ajedrez. Del artista francés Joseph Carlier se tiene una escultura en bronce, y del maestro Zurbarán un lienzo, El Cristo de la caña, que se le ha atribuido.

Entre otras curiosidades hay una completa colección de armas, que incluye una pistola que perteneció al presidente Miguel Abadía Mendéz y un fusil de la Guerra de los Mil Días, además de numerosas dagas, floretes y bayonetas.

También hay un ladrillo de los que se utilizaron hace diez años para la remodelación de la Estatua de la Libertad, las cucharas postreras que hicieron parte de los cubiertos de la casa de los presidentes de Estados Unidos, entre Washington y Kennedy, y el libro más pequeño de tema histórico que se conoce en el país.

Junto a estas curiosidades hay arte florentino, retablos italianos, tallas quiteñas, íconos rusos y algunas obras de arte de principios de siglo. Además se rematarán colecciones de estampillas, monedas y billetes; tapetes, gobelinos, lámparas, joyas y una pieza de porcelana del maeatro italiano Patrino.

De que todo esto se venda al mejor postor se encargarán los martillos Carlos Barreneche y Roberto Heinsohn. Del volumen de ventas que se logre en esta Gran Subasta Internacional de Arte, Alvaro Sánchez, curador de la subasta, se ha comprometido a destinar un porcentaje al hospital, suma a la cual se le adicionará el dinero que se obtenga de los cuadros donados y el que se recoja de las donaciones que puedan hacer los asistentes en una alcancía sellada que se colocará en el recinto.