Archivo

UN PEQUEÑO CAN

16 de julio 1993 , 12:00 a.m.

No es un ternero; tampoco, una potra. Es lo que parece: un perro, gigante pero perro. El adorable can pesa 160 kilos y mide dos metros y veinte centímetros de largo. Para alimentarse, el pobre se traga cinco kilos de carne, más algunos pedacitos de pollo, para variar. La pregunta obligada: muerde? Su dueño al lado no contesta.