Archivo

A HACER MALETAS PARA MEDELLÍN

La mala imagen de Medellín dentro y fuera del país será aprovechada para promocionar el turismo a esta ciudad. Aunque parece una broma de pésimo gusto, se trata de una idea basada en que pese a ser Medellín una ciudad duramente golpeada por la violencia, causante de su mala imagen, también es cierto que esta circunstancia la ha hecho famosa y despierta mucha curiosidad entre los demás colombianos y los extranjeros.

14 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Esta estrategia no es improvisada. En ella han trabajado expertos en turismo como el investigador Raúl Jaramillo Panneso y el director de Fomento y Turismo del municipio, Luis Bernardo Duque.

Con base en esa iniciativa, y en el afán de atraer turismo a la ciudad, se realizó un estudio que mostró cómo a pesar de las difíciles condiciones de orden público que ha atravesado la ciudad en los últimos años, Medellín es un destino turístico con características muy particulares.

Esta no es precisamente la ciudad hacia la cual parten los veraneantes, que se van para la Costa Atlántica, sólo para rumbear y disfrutar del clima. A Medellín llegan miles de personas a comprar, a hacerse algún tratamiento médico o a asistir a alguno de los certámenes feriales, congresos o seminarios que normalmente se desarrollan en la ciudad.

Estos atractivos, que alcanzaron su máximo esplendor en la década de los 70 y comienzos de los 80, son los que precisamente se promueven como principales atractivos en el nuevo Plan de Desarrollo Turístico para Medellín, que arrancó este año y se aspira a que alcance sus metas más ambiciosas en 1995.

Una de las características de Medellín es su tradicional venta de ropa, dados los buenos precios y la calidad que ofrecen los cerca de 600 centros de fábrica y los almacenes de cadena. Por vía terrestre entran hasta Itagí, donde están situados los principales centros de confección de Colombia, personas provenientes del sur y del occidente del país, así como del Ecuador.

Lo que llama la atención está en que los visitantes que arriban todos los días en cinco buses, en promedio, con sus cupos completos van a Itagí, compran y luego se regresan sin entrar a Medellín. El plan motivará a los turistas a que lleguen hasta la capital paisa, que está apenas a seis kilómetros.

En la ciudad, el visitante también puede hacer sus compras en uno cualquiera de los diez centros comerciales que existen, de todos los tamaños y todos los gustos, incluso en el primero que se construyó en el país, que fue el de San Diego. También podría juniniar por el remodelado y famoso pasaje Junín, donde nació la actividad comercial de la ciudad.

También la salud Medellín también es famosa como ciudad piloto en adelantos médicos. Hace años, las clínicas se llenaban de personas del área del Caribe y Centroamérica, especialmente de las Antillas y Panamá.

El nuevo reto es recuperar a Medellín como Destino de Salud, el programa más ambicioso del plan. Se busca la integración de los centros que están unidos por un sistema llamado Salud Antioquia: el Hospital Universitario San Vicente de Paúl y las clínicas Medellín, Cardiovascular, Sagrado Corazón y Las Américas.

En la ciudad se hacen los mismos trasplantes que se practican en Estados Unidos. Entre la comunidad médica mundial es conocida por su liderazgo, que viene de hace unos 30 años, cuando el Hospital Universitario realizó los primeros trasplantes de córnea y luego los de corazón, riñón, páncreas, hígado, pulmón e, incluso, de médula ósea. También se trata todo lo relacionado con los ojos y el trasplante de manos y se instaló un unidad renal.

También, los centros médicos, tanto públicos como privados, se encuentran al día y hasta a la vanguardia en el uso de equipos para cualquier clase de tratamiento en campos como la radiología, la ecografía o la medicina nuclear, el cáncer y sus distintos tratamientos.

A lo anterior se suma el hecho de que, tradicionalmente, Medellín ha sido considerada una ciudad de congresos y convenciones. Hasta hace apenas cuatro años ocupaba el primer puesto en el país y era la única ciudad latinoamericana aceptada mundialmente como especializada en este campo. En 1979, Medellín celebró 242 certámenes y reuniones, a los que asistieron más de 22.600 delegados, 2.500 de los cuales eran extranjeros.

Aunque la ciudad decayó en este aspecto, aún conserva importancia. Actualmente se realizan alrededor de unas 18 ferias locales, algunas de ellas de carácter internacional, como Inexmoda y Colombiatex, que atraen a compradores de todo el mundo, y cerca de 30 congresos y convenciones. Este año, por ejemplo, están programados 35 certámenes feriales y se espera organizar unos 40 certámenes internacionales, como simposios y congresos.

En los últimos años ha sido tanta la afluencia de público que fue necesario duplicar la capacidad del Palacio de Exposiciones, con un nuevo bloque, y las salas para encuentros y presentaciones, como el Metropolitano y el Pablo Tobón, y los salones de los hoteles están ocupados permanentemente.

Servicios en paquete Para sacar adelante este plan, la Oficina de Fomento y Turismo lleva a cabo convenios con los gremios del turismo, los hoteles, los restaurantes, las agencias de viaje, las líneas aéreas, los centros de fábrica y las clínicas, para la atención de la oferta por medio del Sistema del Vale Turístico, que se puso en práctica hace unos cuatro años.

Con ello, se trata de ofrecer paquetes de salud completos, de compras o de congresos. El vale da derecho a utilizar servicios y obtener descuentos que se le ofrecen al turista que se acoge a un programa desde que sale del lugar de origen hasta que regresa. Es decir, el hotel, el restaurante, el centro de fábrica o la clínica ofrecen descuentos especiales.

En la financiación del plan participan mancomunadamente el municipio y todos los gremios del sector turístico.

El programa es promocionado en Guatemala, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Ecuador y el área del Caribe, países que son los clientes turísticos por excelencia de Medellín. Aunque de Europa y Estados Unidos vienen pocos visitantes, no por eso se van a descuidar estos potenciales mercados.

Y aunque el énfasis de promoción para venir a Medellín se hará en las compras, la salud y los congresos y ferias, el programa no olvidará los atractivos turísticos de Medellín. Estos se agregarán al paquete que adquiera el turista.

De esta manera, se organizarán los tours en forma específica: habrá uno cultural que incluya visitas a los museos de Antioquia, el Etnográfico Miguel Angel Builes, El Castillo, La Casa Museo de Pedro Nel Gómez y otros; el ecológico en el que se recorrerán los parques cercanos, como el de Los Salados, Piedras Blancas y el Jardín Botánico, y el de la zona rosa, por los establecimientos de la vía a Las Palmas que ahora tiene un gran empuje, especial para los que quieran parrandear..

Inventario de atractivos Para lograr una total promoción del Valle de Aburrá se está haciendo un inventario de atractivos que se sumarían a los ya tradicionales como el cerro Nutibara con su Pueblito Paisa. También se van a explotar sitios como el cerro El Volador y miradores turísticos en Las Palmas, Santa Elena y San Pedro, semejantes a los que existen en Sao Paulo.

También se crearán nuevos certámenes, como un mercado de antigedades y una Plaza de Arte, que seguramente tendrían tanta acogida como el tradicional mercado de San Alejo.

Los puestos de información de los aeropuertos y terminales pasarán a llamarse tiendas turísticas, con artesanías y souvenirs. También se instalarán en Junín con La Playa, Parque de Berrío y Centro Comercial San Diego.

La meta, pues, es recuperar plenamente estos mercados y colocar de nuevo a Medellín en una posición de liderazgo tanto dentro del país, como fuera de él.