Archivo

SE BUSCA LA NUEVA CANCIÓN CRIOLLA

La queja es recurrente: en Colombia no existen espacios para los nuevos compositores. Con excepción de los que se dedican a la música bailable, los demás deben guardar sus canciones en hojas amarillas y cantarlas a las 12 de la noche en las reuniones de amigos. De este grupo hay algunos que persisten y logran hacerse un nombre, casi siempre tocando de bar en bar; los más incisivos reúnen lo suficiente para pagar un cinta de estudio y venderla entre sus amigos. Son esfuerzos independientes que poco a poco van dando resultados.

14 de julio 1993 , 12:00 a.m.

En Colombia, el movimiento de cantautores ha ido creciendo y su profesionalismo también. Por eso, hace un par de años se asociaron en el movimiento Sonidos de la Gente , con el cual piensan ganar un reconocimiento nacional para su trabajo.

Lo integran más o menos cuarenta personas entre solistas y grupos de Bucaramanga, Cali, Santa Marta, Medellín, Manizales y Bogotá.

Sonidos de la Gente nació en la Universidad Nacional con el objetivo de realizar festivales y encuentros permanentes que permitan la capacitación y el fogueo de sus integrantes.

El objetivo es fundamentalmente musical, la apertura es total, no importa el ritmo y el contenido de las letras, quizá el único cedazo es la calidad.

En noviembre de 1990 el grupo organizó en la Concha Acústica de la Universidad Nacional el Primer Festival Distrital de Cantautores Urbanos. Un año después, el festival se convirtió en nacional y en él participaron 12 universidades y centros de educación superior.

El año pasado, paralelo a la segunda versión del Festival nacional, se realizó el Primer Foro Nacional de Cantautores. El foro y el Festival fueron grabados y televisados por Colcultura en el espacio Escenario sin límites que se transmite por la Cadena 3.

Para noviembre de este año está programada la tercera edición del Festival, el cual se realizará en los auditorios de las universidades Jorge Tadeo Lozano, Externado de Colombia, Pedagógica, Nacional y Javeriana.

Pero como la búsqueda de espacios para cantar no es el único medio para impulsar un movimiento musical, Sonidos de la Gente trabaja en la producción de un disco colectivo, el cual piensan convertir en su mejor carta de presentación.

Aunque no es un grupo de autodefensa musical, algunos de sus integrantes se quejan de que algunas disqueras son irrespetuosas con su trabajo y quieren cambiarles el estilo o el contenido de las letras. Eso les duele y por eso prefieren marchar por su lado, así sea sin los beneficios de la publicidad y con la ausencia de un elemento básico en la carrera de cualquier cantante: la radio, ese debe ser su próximo paso.