Archivo

COREA COMUNISTA PREOCUPA A EE.UU.

La comunista Corea del Norte devolvió los restos de 17 soldados de Estados Unidos muertos durante la guerra coreana de 1950-53, acto que fue interpretado como un gesto humanitario a su declarado enemigo. Durante la ceremonia, los norcoreanos entregaron, igualmente, las posesiones personales de los soldados muertos, incluyendo placas de identificación, relojes y cucharas.

13 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Los restos serán llevados al laboratorio central de identificación del ejército de Estados Unidos en Hawai.

De otra parte, Estados Unidos se mostró impaciente antes de la reanudación, mañana, de su diálogo con Corea del Norte. El objetivo de la reunión es convencer a este país de que renuncie al comunismo y al armamento nuclear.

Tenemos medios limitados de presión contra Corea del Norte, pero es importante probar todo para lograr un acuerdo , explicó Jon Wolfsthal, analista de la Asociación para el Control de Armamentos, un grupo privado de reflexión con sede en Washington.

Y aunque mañana los negociadores deberán encontrarse en Ginebra, de antemano Washington logró que Corea del Norte no se retire del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), lo que le obliga a renunciar al arma nuclear.

Sin embargo, la próxima etapa será lograr que Pyongyang autorice a la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AEIA) para que controle sus instalaciones nucleares, sobre todo si se tiene en cuenta el hecho de que la base de Yongbyon alberga un centro de desarrollo de armas nucleares.

Este encuentro en Ginebra se produce inmediatamente después del viaje de Bill Clinton al continente asiático, donde trató de tranquilizar a Tokio y Seúl, países a los cuales les inquieta en exceso las ambiciones norcoreanas.

Ante toda esta coyuntura, Japón sugirió que mientras exista esa amenaza, no es seguro que prorrogue indefinidamente su participación en el TNP, que expira en 1995.

Corea del Sur, que se encuentra en primera línea, está aún más alarmada, dado que EE.UU. comenzó a reducir su presencia militar en Asia.

No en vano, el sábado pasado el presidente estadounidense, Bill Clinton, advirtió enérgicamente a Pyongyang que Washington respondería con fuerza si Corea del Norte decide dotarse de armas nucleares.

Por su parte, Wolfsthal estimó que pese a poseer suficiente plutonio, los norcoreanos tienen una tecnología tan obsoleta que la fabricación de una bomba nuclear exigiría varios años .