Archivo

LA ONU ENVIÓ UN MEDIADOR A BAGDAD

Rolf Ekeus, responsable de la comisión de la ONU para el desarme iraquí, partirá hoy hacia Bagdad, con el objetivo de resolver el enésimo enfrentamiento entre las Naciones Unidas y el gobierno de Saddam Hussein. Ekeus señaló que esperaba llegar a Bahrein el miércoles, desde donde saldría el jueves hacia Bagdad en un avión de la Comisión Especial de Naciones Unidas.

13 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Por una vez, el Consejo (de Naciones Unidas) coincide plenamente con Irak en que ésta es una cuestión de principio, que la resolución 687, que puso fin a la Guerra del Golfo, y las subsecuentes, especialmente la 715 sobre la supervisión permanente, constituyen un todo indivisible, y como tal deben ser cumplidas , dijo Ekeus.

Tras una prolongada reunión a puerta cerrada con los miembros del Consejo, Ekeus señaló que la negativa iraquí a aceptar la colocación de cámaras de vídeo, para asegurar que no somete a pruebas misiles con alcance superior a 150 kilómetros, constituye una cuestión muy grave .

Ekeus recordó que el Consejo de la ONU, en su declaración del 14 de junio, manifestó que este rechazo por parte de Irak constituye una violación material de sus decisiones, en particular de la resolución 715 que establece una supervisión permanente para asegurar que este país no se rearma nuclear, química o biológicamente, y que no fabrica misiles de largo alcance.

En cuanto a las graves consecuencias que mencionaba la declaración del Consejo, Ekeus señaló: Supongo que el hecho de que yo vaya a Bagdad para aclarar esto, pospone cualquier decisión al respecto y añadió que ya había comunicado su intención al embajador iraquí en la ONU, Nizar Hamboon, quien no expresó objeción alguna al respecto.

El embajador Hamboon dijo, por su parte, que los equipos para la prueba de misiles han sido desmantelados, y no considera que en esas circunstancias exista necesidad real de sellarlos para garantizar su inutilización mientras no se aclare la situación.