Archivo

LAS ESTACIONES DE TRABAJO DEL JURÁSICO

En esta temporada, los aficionados al cine se maravillan con las bestias, hace mucho tiempo desaparecidas, que volvieron mágicamente a la vida en Jurassic Park, la aventura cinematográfica de Steven Spielberg. Y es gracias a las investigaciones efectuadas con modernas estaciones de trabajo, en la vida real, que ahora se conoce buena parte de la historia de los dinosaurios.

12 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Por ejemplo, el paleontólogo Jack Horner puede ahora estudiar la anatomía de los dinosaurios con el mayor detalle jamás logrado en la pantalla de su computador SparcStation, de Sun Microsystems.

Horner está encargado del Museo de las Rocosas en Bozeman (Montana, Estados Unidos) y fue el modelo para el protagonista principal del libro y la película Jurassic Park. Además, se desempeñó como asesor de Spielberg en el tema de los dinosaurios.

Una nueva técnica para estudiar fósiles de dinosaurios permitió a Horner comprender más acerca de cómo lograban estas antiguas bestias oler, ver, oír y comunicarse, e incluso percibir su grado de inteligencia. Los conocimientos de Horner permitieron a Spielberg fabricar sus dinosaurios de la manera más precisa.

Esta nueva película ha puesto especial interés en la búsqueda del ADN de dinosaurios una consideración clave de la película que sigue un paralelo con la ciencia de la vida real.

El microbiólogo Raúl Cano, de la Universidad Politécnica de California, ha aventajado a otros científicos en la tarea de hallar e identificar el ADN de los tiempos de los dinosaurios. Para ello, también emplea las capacidades de las estaciones de trabajo.

En la actualidad, Jack Horner se dedica a manipular electrónicamente imágenes tridimensionales perfectas que pueden revelarle los detalles más diminutos sobre la anatomía de los dinosaurios.

Horner es el primer científico que utiliza una nueva técnica de exploración tomográfica por computador, que produce imágenes de calidad netamente superior a las que otros científicos han logrado con este tipo de estudios.

No obstante, aún las borrosas imágenes de las exploraciones monocromáticas tradicionales son preferibles al viejo método que solían utilizar los paleontólogos: destruir el fósil para examinarlo internamente.

Puesto que estos dispositivos fueron originalmente diseñados para trabajar con seres humanos y no con rocas, que es el material constitutivo de los fósiles, no resulta sorprendente que los rayos X se reflejen en las piezas estudiadas y produzcan imágenes borrosas.

Con ayuda de un técnico radiológico experimentado, los invalorables fósiles de Horner fueron estudiados de una manera totalmente novedosa, preparándolos como si estuvieran hechos de tejidos vivos.

El fósil se envuelve en bolsas plásticas para protegerlo, luego se cubre con varias capas de toallas húmedas, agua y más bolsas y se coloca dentro de un recipiente de plástico. Las toallas húmedas hacen las veces de órganos del cuerpo humano, en tanto que el plástico se comporta como la piel.

Cuando se procesan en una estación de trabajo mediante el software para la obtención de imágenes médicas CMAX, las representaciones resultantes son claras y muestran muchísimos detalles. Horner puede rotar y manipular las imágenes y analizar a voluntad las zonas de interés.

Qué significa esta novedosa técnica de exploración para las tareas de investigación de Horner? Las tomografías computarizadas están revelando nueva información acerca de los dinosaurios.

Dice Horner: Dentro del cráneo existen huesos delgados como un papel. Cuando no se disponía de esta técnica eran a menudo destruidos, porque casi nadie sabía que existían. Creo que los estudios tomográficos y la reconstrucción de imágenes es la manera en que se realizarán la mayor parte de las investigaciones paleontológicas durante los próximos 20 años .

ADN de dinosaurios El día anterior al estreno de Jurassic Park, se difundió información acerca de un importante estudio de organismos prehistóricos. El científico Raúl Cano y su equipo de investigadores identificaron el ADN extraído de un gorgojo que vivió en la era de los dinosaurios.

El insecto había quedado atrapado en ámbar (resina de árbol endurecida) 135 millones de años atrás, y es el espécimen viviente más antiguo del cual se haya recuperado ADN.

Cano y su equipo también habían establecido la marca anterior en extracción de ADN antiguo, al tomarlo de una abeja sin aguijón que vivió hace 50 millones de años.

Para extraer una pequeñísima hebra de información genética del interior de insectos muertos hace tanto tiempo, Cano utiliza un proceso de múltiples etapas y emplea estaciones de trabajo para la difícil tarea de analizar el material. Sin embargo, lo que antes requería un día de trabajo o aún más, puede ahora realizarse en cuestión de minutos gracias a la tecnología informática.

Cano emplea esta tecnología en una promisoria nueva línea de investigación que procura alcanzar la propuesta científica de la película: extraer el ADN directamente de los huesos fosilizados de un dinosaurio.

El científico espera que sus actividades permitan en un futuro próximo aislar e identificar el ADN de dinosaurios. Mientras tanto, sus investigaciones también incluyen el análisis de plantas e insectos antiguos atrapados en ámbar, que podrían llevar a una mejoría en el rendimiento de los cultivos y a una mayor protección de los seres humanos contra los parásitos infecciosos.

Las estaciones de trabajo y los servidores de Sun también son un componente crítico del Proyecto de Genomio Humano (Human Genome Project), un programa de varios años de duración que procura crear un mapa detallado de los cromosomas humanos en una base de datos en línea utilizada por científicos de todo el mundo.

Fuente: Comware, distribuidor de Sun Microsystems en Colombia