Archivo

SOY EL PRIMER ARMSTRONG

A 24 horas del primer gran choque del Tour de Francia, la contrarreloj del lago Madine, el especialista español Miguel Indurain, calibró a sus principales rivales, excepto al suizo Alex Zulle, víctima de una caída durante la octava etapa de ayer, ganada en Verdún por el estadounidense Lance Armstrong, el más joven del pelotón. A algunos cientos de metros del cementerio de Douamont y de las numerosas cruces blancas que recuerdan la intensidad de la Primera Guerra Mundial, Zulle enterró una parte de sus esperanzas de alzarse con la victoria final.

12 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Mal situado en la cumbre del paso de Douamont, a 12 kilómetros de la meta, Zulle rozó a un espectador ligeramente avanzado en la calzada. El accidente se produjo cuando una chaqueta se enrolló en la rueda delantera de la bicicleta del suizo, explicó luego Manolo Sáiz, director deportivo de ONCE, que restó importancia al incidente.

De todas formas, la violencia de la caída hizo que Zulle permaneciera en el suelo más de un minuto. Aturdido, con gestos de dolor y respirando con dificultades, el suizo se levantó con la ayuda del médico jefe del Tour, doctor Gerard Porte.

A pesar de la ayuda de cuatro compañeros (Herminio Díaz Zabala, Neil Stephens, Miguel Angel Martínez y Alberto Leanizbarrutia), Zulle cruzó la meta con 2.13 minutos de retraso respecto de Armstrong y los otros cinco escapados, y 1.59 con relación al pelotón y a los demás favoritos.

Contrariamente a lo que se temió en un primer momento, el suizo no sufrió ninguna fractura. Resultó herido en el codo, en la espalda y en el muslo derechos, debido a un exceso de nerviosismo que ya le hizo estar a punto de caer en la subida de Douaumont.

En unos instantes de enfrentamiento intenso pero pacífico, Indurain pudo estudiar el plantel de sus adversarios directos. En primer lugar Tony Rominger, el suizo determinado a vengarse de su mala suerte y a recuperar el retraso acumulado en la primera semana de Tour, Gianni Bugno y Claudio Chiappucci, sus dos eternos rivales italianos.

Mientras que Pascal Lance, el local de esta etapa, agotaba sus últimas fuerzas para prolongar una meritoria escapada de 53 kilómetros, Chiappucci aceleraba el ritmo. El italiano insistió varios cientos de metros, pero sin conseguir ampliar la ventaja sobre sus rivales.

En la general, Zulle que ya perdió la Vuelta de España a causa de una caída está relegado a 4.11 minutos del belga Johan Museeuw y a 54 segundos de Miguel Indurain, punto de referencia casi obligado antes de una contrarreloj.

Fue un final divertido, con el ataque de Chiappucci en la subida del último paso. Estuvo bien ver las reacciones de unos y otros. De todas formas, algunos olvidan que antes de la montaña habrá una contrarreloj individual , declaró Indurain.

Antes de los 59 kilómetros del circuito de Madine, donde el Tour espera y teme un nocáut firmado por Miguel Indurain, la carrera propició un bonito final de etapa.

Tras la escapada de Pascal Lance, el francés Dominique Arnould, el italiano Giancarlo Perini y el irlandés Stephen Roche, salieron del pelotón a 8 kilómetros de la llegada. A estos tres corredores se agregaron el mexicano Raúl Alcalá, el francés Ronan Pensec y el Armstrong. Los seis ciclistas consiguieron aguantar a los ataques del pelotón.

El ataque de Roche cuando faltaba un kilómetro y el esfuerzo de Pensec para seguirlo fueron anulados por un huracán llamado Armstrong. El joven corredor texano (oriundo de Austin) de 21 años penetró por un estrecho pasillo y resistió el ataque de Alcalá, que llegaba lanzado por el otro lado de la calle.

El huracán Armstrong se desencadenó por primera vez en el Tour. El primero de una serie, si se tienen en cuenta todos los halagos recibidos por este neoprofesional sin complejos. No soy el futuro Greg Lemond. Soy el primer Lance Armstrong , dijo.

Armstrong llegó tarde al ciclismo. De joven practicó el triatlón, disciplina exigente en la que logró dos títulos de campeón junior de Estados Unidos. A los 18 años, después de entrenar con la selección estadounidense para el campeonato del mundo junior, comenzó a decantarse por la bicicleta. Fue campeón nacional en 1991 y se impuso en la Semana de Bérgamo (Italia).

Aficionado a la música y al esquí náutico, Armstrong (1.77 metros y 75 kilogramos) reside en Como (Italia) durante la temporada europea, pero tiene pensado establecerse pronto en Francia. El clima me permitirá prepararme mejor , explicó el joven corredor.

Favorito decepcionado de la prueba en ruta de los Juegos Olímpicos de Barcelona, el texano ganó en su primera temporada profesional tres carreras consecutivamente, recibiendo un cheque de 600.000 dólares.

Suficiente dinero para festejarlo con mis compañeros en el Tour , bromeó. Pero su carácter es más serio. Me gusta ganar y quiero ser el mejor , aseguró sonriente.