Archivo

EDUCACIÓN PARA LA IMAGINACIÓN

La cultura se vive en las calles, en las plazas de mercado, en los restaurantes, en los colegios y también en las galerías, los teatros y las salas de concierto. Así lo entienden Gloria Triana, directora del Instituto Distrital de Cultura y Turismo, y Alvaro Restrepo, subdirector Académico del Instituto. Aunque ninguno de los dos tiene experiencia en el campo administrativo, mas sí en el de las artes y la cultura, han aprendido a manejar los números y la contabilidad. Por eso saben que la situación del Instituto es crítica y que su proyecto bandera, la Academia Superior de Artes de Bogotá, puede ser sólo un sueño.

12 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Restrepo acaba de regresar de Francia donde estuvo, con la colaboración de la embajada de ese país, visitando varias academias de artes, con la intención de capacitarse y conocer diferentes experiencias pedagógicas en torno al arte.

Para el bailarín, y ahora pedagogo, la Academia es una experiencia sin muchos antecedentes. La idea nuestra es integrar todas las artes conectando nuestro proyecto educativo con la tendencia multimedial del arte de fin de siglo. En Francia existe la Academia formal especializada en danza, cine o teatro, pero sólo hasta ahora, más exactamente en Lylle, se está pensando en hacer una Academia Integral. La nuestra tiene créditos en artes escénicas, plásticas, musicales y próximamente en danza contemporánea .

La Academia es el símbolo del programa de educación permanente que desde el Instituto adelanta Gloria Triana. Esta necesidad de capacitar a los jóvenes y a la población bogotana surge de las observaciones que hemos hecho desde el Instituto en las comunidades de la ciudad. En los diferentes barrios la gente quiere acercarse al arte, es decir, aprender a tocar algún instrumento, hacer teatro o títeres, etcétera. Para este grupo de gente, que son la mayoría de la ciudad, se están programando talleres de capacitación. La idea a largo plazo es que algunos de los estudiantes de la Academia se vuelvan monitores de sus especialidades y sirvan como gestores culturales en la ciudad .

El programa tiene un apoyo financiero de 50 millones que aporta la Consejería para la Juventud. El objetivo para asegurar su sostenimiento es conformar una sociedad mixta en la que participen Colcultura, la Universidad Nacional, la Universidad Pedagógica y la Universidad Distrital, entidad de la cual depende académicamente. También es posible que logremos la participación de la empresa privada .

La fe que tiene Triana en la Academia es grande. Nuestra propuesta es la excelencia académica y eso va a ser nuestro producto. Si logramos eso podemos establecer un tipo de matrículas diferenciales para que quienes tengan más recursos subsidien a los que no pueden pagar las matrículas .

En el momento, la Academia funciona casi en su totalidad con subsidios. Cada estudiante paga el equivalente a un salario mínimo por semestre; esto es, 80 mil pesos y su costo de sostenimiento es de 1.300.000. Es en este punto donde suena la alarma porque la crisis fiscal del Distrito permite suponer que para el año entrante el presupuesto del Instituto se mantenga estable o disminuya.

Del viaje a Francia quedan varios hechos concretos. El primero de ellos es la visita de la directora del Centro de Danza Contemporánea de Angers, Marie Franz Dellievin, y a finales de este año, el director del Instituto de Formación de Profesores de Danza, Francoise Dupuy, asesorará los talleres para los barrios y sectores populares.