Archivo

ENCUENTRO QUE SE TRADUCIRÁ EN SOLUCIONES

Algunas traducciones que se hacen en el país pueden costarle la vida a alguien, arruinar un negocio o poner en enredos jurídicos a una persona porque no todos los trabajos son hechos por profesionales de alta calidad. Pero poca gente se fija en eso. Para muchos, lo importante es conseguir un lugar donde se preste ese servicio rápido y a muy bajo precio.

12 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Entre los aproximadamente mil traductores de tiempo completo que hay en el país existía poco contacto entre ellos para controlar conjuntamente la calidad del producto. Carecían de una organización gremial que los agrupara con el propósito de elevar la calidad de sus integrantes y dignificar la profesión, a pesar de que hace más de 30 años la Unesco recomendó su formación.

Por eso, hace tres años nació el Colegio Colombiano de Traductores. Sus 55 integrantes (el 95 por ciento de Bogotá) están empeñados en acabar el papel solitario y autosuficiente de estos profesionales, donde cada uno trabajaba sin someterse a una revisión del producto.

Al interior del gremio están promoviendo que en forma voluntaria sus integrantes acudan a sus compañeros, expertos en ese idioma y en el tema, para que contribuyan a pulir el texto de la mejor manera.

Ese convenio no interfiere con el precio. La Asociación recomienda como tarifa 4.500 pesos por hoja tamaño carta a doble espacio. En comparación con otros países es uno de los más bajos precios. En Estados Unidos fluctúa entre 8 y 25 dólares y en Europa cuesta 20 dólares , dice Anthony Letts.

El colegio clasifica a sus miembros en tres grupos. Colegiados, asociados y aspirantes para controlar internamente la calidad. Como punto de referencia externo cuenta con la colaboración y asesorías de universidades públicas y privadas y de las misiones culturales de países acreditados en Colombia como son el Consejo Británico y la Aliaza Colombo Francesa.

Para afianzar este propósito, organizaron un encuentro La traducción en Colombia, realidad y perspectivas . Durante tres días (del 16 al 18 de julio) van a tratar temas tabúes como la importancia de revisar las traducciones; la formación de estos profesionales vista por las instituciones universitarias; cuál es la situación actual de la traducción en Colombia, su futuro inmediato y el papel que debe desempeñar el Colegio Colombiano de Traductores.

Cerca de 200 traductores asistirán al II Encuentro Nacional que contará con 27 ponentes entre miembros del Gobierno, medios de comunicación, usuarios profesionales, universidades, misiones culturales y los mismos traductores.