Archivo

CONTRA LA REELECCIÓN, COALICIÓN: SERPA

El ex candidato a la presidencia Horacio Serpa regresa al país este miércoles tras dos años en Washington como embajador de Colombia ante la OEA y varios meses en Boston dictando cursos en la Universidad de Harvard.

31 de enero 2005 , 12:00 a.m.

El ex candidato a la presidencia Horacio Serpa regresa al país este miércoles tras dos años en Washington como embajador de Colombia ante la OEA y varios meses en Boston dictando cursos en la Universidad de Harvard.

En entrevista con EL TIEMPO, Serpa dice que la idea de una consulta popular abierta para definir al candidato del Partido Liberal que enfrentaría al presidente Alvaro Uribe "le gusta". Aún así, sostiene que antes de definir entre "quiénes" hay que preguntarse "para qué", e insiste en que por el momento no está de candidato. Aplaude, a su vez, que los ex presidentes estén buscándole un futuro al partido, pero pide que, ante todo, se respeten los estatutos de la colectividad.

Regresa al país en un momento clave para el partido liberal. A pocos meses de que se realice el Congreso y cuando todavía hay poco consenso sobre el futuro de la colectividad de cara a las elecciones del 2.006. Cuáles son sus planes inmediatos?.

Hay mucho por hacer. Difundir el ideario Socialdemócrata, cooperar en la construcción de una coalición progresista con miras al 2006, hacer labor académica, escribir. En el Partido Liberal ayudar para que se reorganice, renueve y modernice, y para que recupere su condición de colectividad popular comprometida con la democracia, la convivencia y la equidad.

EL TIEMPO, en su edición de ayer, dice que toma fuerza una alianza entre ex presidentes para que César Gaviria sea el jefe del partido. Está al tanto?.

Sí me enteré de la reunión oportunamente. No sé de pactos, pero me agradó que los ex presidentes se hubieran encontrado para hablar del futuro del Partido. Para que ese futuro sea bueno debemos ser incluyentes pero definidos, y respetar los estatutos. Es lo que yo demando con toda cordialidad.

El "acuerdo" llama a una consulta popular abierta del partido para definir el candidato que enfrentaría a Uribe. Qué a Peñalosa le suena la idea y que un contrincante sería usted, carta sugerida por Samper. Se sometería a esa consulta? á.

La consulta es un procedimiento democrático. La ley no la permitió en el 98, y en el 2002 no hubo con quién. Me gusta que se haga, pero antes de saber entre quiénes hay que definir para qué.

Quiere decir eso que le atrae una posible candidatura?.

No estoy de candidato. Con nadie he hablado de candidatura. á.

Pero la puerta nunca la cierra. A veces parece que sí le jala y a veces no. En que está finalmente?.

Si tuviera una definición distinta la plantearía ahora mismo. Mucho se habla de candidaturas, pero poco de por qué, cómo, con quiénes, para qué, con cuáles compromisos y propósitos. Ser candidato no es tan sencillo. El Partido debe refinar su línea ideológica, definir un programa progresista, establecer responsabilidades con el país y su militancia, y luego sí pensar en reglas, procedimientos y aspiraciones. Ese es el derecho de las cosas, y para ello debe aprovecharse el Congreso de Mayo, que según me acabo de enterar será en junio. Ojalá no lo vuelvan a aplazar.

Qué piensa de Peñalosa como candidato del partido? Si es así, en qué quedaría su idea de aliarse con candidatos de izquierda?.

Si Peñalosa regresa al Partido, hay consulta y la gana, será el candidato. Pero para competir con la reelección es indispensable participar en la otra coalición, lo que requiere un programa muy progresista y la disposición de aceptar a los demás, para que los demás lo acepten a uno.

El acuerdo descrito por EL TIEMPO, del que harían parte liberales uribistas, dice que es sobre la base de que no se le haga oposición a la reelección como concepto. Pero a usted no le gusta.

La reelección rompió el pacto político logrado en la Constituyente con un amplio consenso, en una Asamblea convocada para ese efecto. Lo decidido por el Congreso y el Gobierno, rompe el funcionamiento democrático de nuestro sistema, sentando un precedente que trastornará el constitucionalismo colombiano. Con manejar un par de Teodolindos, los futuros gobernantes podrán hacer, a su antojo, "haches y erres" con nuestra Constitución.

El ex ministro Juan Manuel Santos dijo que se estaba armando una "gavilla antiuribista" para cerrarle el paso al Presidente por un camino distinto a las urnas (por ejemplo, que la Corte Constitucional declaré inexequible la ley del Congreso que autorizó la reelección).

No veo ninguna gavilla en ciernes. Se trata de construir una coalición alternativa, de corte democrático y social. No es anti nadie, es una posición política. Los reeleccionistas también son una coalición, muy fuerte por cierto, con conservadores, uribistas, antiguos liberales, etc. Según Peñalosa, los que indebidamente tratan de meter las manos en la Corte son ellos.

El columnista D Artagnan dice que usted se retiraría del partido si en el Congreso se impone la tesis de acoger a Uribe como candidato único.

D Artagnan esta hace rato con ese tema, y tiene sus buenos argumentos. Pero estoy tranquilo en el Partido. Respaldo a la Dirección Nacional y comparto su rechazo a la reelección. Ese punto ya está decidido y modificarlo ocasionaría un cataclismo.

Pero si el liberalismo opta por apuntarle al centro, qué espacio ve para usted dentro del partido?.

Nací a la política en el Movimiento Revolucionario Liberal de López, fundé el Frente de Izquierda Liberal en Santander, con Samper participé en el Poder Popular, y bajo mi dirección el Partido se afilió a la Socialdemocracia. Con un gran compromiso social, siempre he estado en la tendencia progresista del Partido Liberal, que es capaz de representar adecuadamente las inquietudes que surgen en el centro del espectro político. El liberalismo va del centro a la izquierda, en democracia, con un criterio responsable del manejo de la economía, luchando contra la desigualdad, buscando la convivencia. Ese debe ser el punto de encuentro de los colombianos. Imposible que sigamos conformes con la guerra, con la pobreza, con una precaria economía y una democracia cada día mas limitada.

Por qué dice que la economía es precaria?.

Con excepción de dos o tres países, todos los demás de América Latina tuvieron el año pasado un crecimiento superior al nuestro. Además, la economía no está distribuyendo ingreso, ni generando empleo, sino propiciando acumulación de capital. Por eso sigue aumentando la desigualdad.

Y eso de que nuestra democracia es cada día mas limitada?.

Porque se sigue desmontando la Constitución, se rompen las reglas del juego del sistema político, se quiebra el sentido de igualdad para la lucha electoral, se afecta la independencia del Congreso, se pretende desmontar la tutela y se desconocen las luchas de la sociedad civil, entre otras razones.

Otro tema de coyuntura, ya que está de regreso. El gobierno, respaldado por E.U., le pedirá esa semana a la comunidad internacional que apoyen política y financieramente el proceso con los "paras". Sin embargo, otros insisten en que mientras no exista un marco jurídico que garantice el desmantelamiento del grupo, ni un peso. Usted dónde se para?.

Es que las dos cuestiones no son excluyentes, sino complementarias. Hay que apoyar política y financieramente el proceso con los paramilitares; pero es indispensable que exista un marco jurídico y unas definiciones políticas que garanticen la seriedad y eficacia del proceso.

Retorno a la vieja política?.

A los acercamientos entre los ex presidente liberales César Gaviria y Ernesto Samper, en los que se plantea que Gaviria sea el jefe único de la colectividad y que el candidato para enfrentar al presidente Uribe sea escogido en una consulta popular abierta en la que participen Horacio Serpa y Enrique Peñalosa, les comenzaron a salir defensores y detractores.

Las mayores coincidencias se dan en el sentido de que la actuación de los dos ex mandatarios tiene sabor a retorno a la vieja política colombiana.

El politólogo Alejo Vargas, por ejemplo, dice que esto solamente es el reflejo del esquema más tradicional de la política liberal, en la que se suponía eran los acuerdos de los ex presidentes los que determinaban el quehacer del Partido.

Asegura que con este tipo de definiciones se está volviendo al modelo de la política vieja, la de reuniones cerradas y no de asambleas más públicas y democráticas.

Pero también esta situación se puede interpretar como parte del proceso de reorganización que tienen que afrontar los partidos y movimientos políticos ante las nuevas reglas de juego establecidas por la reforma política, que organiza los partidos y prohíbe la doble militancia.

El politólogo Pedro Medellín dice que con esa nueva disposición los partidos tendrán que volver "a la vieja época del bolígrafo, es decir, tendrán que someterse a una disciplina de unas jerarquías que definan cuáles son los órdenes de la organización".

Algo similar piensa la politóloga de la Universidad de los Andes Elizabeth Ungar, quien coincide en que todo obedece al proceso en el que están inmersos los partidos para responder a la necesidad de adaptarse a las nuevas reglas del juego electoral.

Y es que las agrupaciones políticas tendrán que buscar un reagrupamiento para las elecciones del Congreso, que serán determinantes para los comicios presidenciales.

Pero el realinderamiento no solo es político, sino ideológico. Por un lado, el uribismo que estaría en el centro hacia la derecha y otro sector hacia el centro, el cual sería el de la alianza entre los ex presidentes Gaviria y Samper.

La tercera fuerza sería más hacia la izquierda y en ella estarían algunos integrantes del liberalismo y otras fuerzas democráticas. "En el Congreso se van a reflejar esas tres posiciones. Los ocho o diez partidos que queden van a buscar alinearse con una candidatura", estima Ungar.

"Por esto es necesario para que el Partido defina de una vez la agenda futura y el camino ideológico para enfrentar en las elecciones al presidente Uribe", dice Medellín.

Por el momento, la propuesta de Samper y Gaviria ha dejado la impresión de que los dos ex presidentes no están con Uribe ni con la reelección.

Sin embargo, otros piensan lo contrario. Para el presidente del Polo Democrático Independiente (PDI), Samuel Moreno, "ese pacto, del cual hace parte Peñalosa, cuya candidatura no registra en las encuestas, parece una jugada a tres bandas para llegar al uribismo".

Puntos de vista.

El pacto que se cocina entre los ex presidentes César Gaviria y Ernesto Samper como estrategia del Partido Liberal y que tendría como finalidad el afianzamiento de esa colectividad en las elecciones del 2006 tiene varias interpretaciones entre los propios dirigentes liberales, la mayoría de ellos precandidatos presidenciales.

Juan Manuel Santos:.

Ex designado presidencial.

"Todo lo que contribuya a la unión del liberalismo y a mejorar la gobernabilidad debe ser bienvenido, pero mucho me temo que algunos están ensillando las bestias antes de comprarlas. Lo que le he oído al ex presidente Gaviria en forma insistente es que no hará parte de ninguna gavilla antiuribista y una mayoría del oficialismo quiere que el Partido se declare abiertamente antiruibista. Entonces, cuadrar ese círculo será bien complicado".

Piedad Córdoba.

Codirectora del liberalismo.

"Es una farsa maquillada que se encamina a evitar que el ex embajador ante la OEA Horacio Serpa sea candidato presidencial. Esto hace ver que se trata de unos acuerdos de cúpula, que le hacen mucho daño al país y al Partido. No se puede continuar con unos ex presidentes que sean los que dispongan como debe quedar la fila. Ellos plantean una consulta, que va a ser una trampa, porque ya tienen definido que Peñalosa sea el candidato. Con esta propuesta el beneficiado será el presidente Uribe".

Rodrigo Rivera.

Senador liberal.

"Esos acercamientos son constructivos. La escogencia del candidato liberal para la Presidencia sería por consulta popular abierta, por eso no hay señalamientos, ni vetos para ninguno. El tema del fortalecimiento liberal y de los partidos no excluye la necesidad de buscar consensos nacionales. El Polo Democrático independiente tiene cada vez más vocación de entendimiento con otros partidos, como el liberalismo. Esa tendencia tiende a afianzarse".

Alfonso Gómez Méndez.

Ex fiscal general de la Nación.

"Era algo cantado. Sin embargo, considero que es prematuro hablar de arreglos en materia de candidaturas, porque el escenario aún no está definido pues no se sabe qué va a pasar con la reelección y con el Congreso Liberal. Frente a los liberales rasos esto tiene mal sabor, porque se entiende como si se volviera a las viejas prácticas, aquellas en las que son los ex presidentes los que manejan las pautas".

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE