Archivo

METROPLÚS ESTÁ EN EL LIMBO : VECINOS

Julián Barrientos se tuvo que enterar por televisión de que el Metroplús ya no era un ramal del Metro, que pasaría cerca de su casa en el sector de la calle 30, sino que se había convertido en un sistema integrado de transporte con una ruta paralela. Los nuevos diseños de los corredores viales los conoció a través de los medios de comunicación, pues por más que solicitaba información en la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) ésta se la negaban o le salían con evasivas.

30 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Julián Barrientos se tuvo que enterar por televisión de que el Metroplús ya no era un ramal del Metro, que pasaría cerca de su casa en el sector de la calle 30, sino que se había convertido en un sistema integrado de transporte con una ruta paralela. Los nuevos diseños de los corredores viales los conoció a través de los medios de comunicación, pues por más que solicitaba información en la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) ésta se la negaban o le salían con evasivas.

"Amparado en el Acta 040 del Consejo Municipal, donde la EDU se compromete a mostrar toda la información sobre el diseño y ejecución del Metroplús, desde Asobelén interpusimos una acción popular en septiembre del 2004 para conocer los avances del proyecto. La respuesta que nos dieron fue que no nos podían dar información porque el Metroplús aún no estaba listo, mientras en los medios nos mostraban los diseños terminados", afirma Barrientos, miembro de Asobelén.

Al igual que él, otros líderes y habitantes de los barrios por donde pasará el Metroplús no saben qué va a pasar con sus negocios y viviendas tras el paso de este sistema integrado de transporte.

"Los transportadores, mecánicos, comerciantes y demás vecinos del barrio no sabemos qué va a pasar con las rutas de transporte tradicionales, con las casas que van a demoler y con los negocios que se van a quedar sin clientela mientras se realizan las obras. Las preguntas son miles y las respuestas casi nulas", dice Barrientos.

Los vecinos de la carrera 45 en Manrique están pasando por la misma situación.

"El Metroplús va a llegar a invadir toda la 45 que es como el parque de Manrique, pues es el único espacio de encuentro para la recreación y el deporte que tenemos. El centro de nuestro barrio se va a convertir en un corredor exclusivo para el Metroplús y qué va a pasar con los predios aledaños al viaducto y con la poca malla vial que tenemos. Para nosotros los vecinos, el Metroplús está en el limbo", afirma el vicepresidente de la Junta Administradora Local de la comuna 3 y vecino de Manrique, Carlos Albeiro Silva.

EDU responde.

Tanto los miembros de las juntas de acción comunal de Belén como los de Manrique, aceptan que desde la EDU han tratado de establecer contacto con las respectivas comunidades, pero las respuestas a sus interrogantes han sido muy pocas.

"Desde el 2003, en la alcaldía de Luis Pérez se está realizando un proceso de sensibilización con los vecinos de Belén sobre el Metroplús. De la EDU vienen y recogen todos nuestros cuestionamientos sobre el proyecto pero nunca nos dicen nada. Lo que sabemos es por los medios. Además se han enfocado en la sensibilización en colegios y ancianatos del barrio, dejando a un lado a los vecinos más afectados", dice Barrientos.

En Manrique ocurre lo mismo que en Belén. "Vienen al barrio, hacen contacto con unos pocos líderes del sector, realizan base de datos, se llevan todas las preguntas que tenemos pero no vuelven con una respuesta. El 12 de enero más de 600 vecinos tuvimos un encuentro con el gerente del Metroplús, Juan Luis Mesa Echeverri, en el que esperábamos se diera respuesta a nuestros cuestionamientos pero nos dijo lo que ya todos sabíamos sobre los supuestos beneficios que va a traer al sector", afirma el director del Comité Cívico de la zona nororiental, José Otoniel Orrego.

Para la coordinadora social del proyecto Metroplús, Lina Patricia Duque, el problema es que la comunidad quiere saber todo ya. "Los vecinos nos hacen preguntas de aspecto técnico de los buses que nosotros mismos no conocemos hasta el momento. Además, quieren que les resolvamos problemáticas que competen a otras entidades sobre falta de vías, equipamiento colectivo y espacio público, entre otros temas", explica Duque.

Para la funcionaria, el contacto con las comunidades de Belén y Manrique ha sido mucho más positivo en comparación a lo que dicen los líderes. "Desde octubre del 2004 se han desarrollado talleres informativos sobre este nuevo sistema de transporte en 160 instituciones educativas, 193 organizaciones comunitarias y 21 empresas. Se levantó además un prediagnóstico de los predios que van a ser afectados y se conformó la primera mesa de trabajo con la comunidad en el corredor de La 45", afirma Duque.

Según funcionarios de esta entidad y algunos líderes comunitarios, uno de los problema en el proceso de socialización es que detrás del proyecto han aparecido muchos avivatos que mal informan a los habitantes de Belén y Manrique.

"Al barrio han llegado abogados que vienen a meterle en la cabeza a los vecinos que se deben unir para demandar a la Nación por el daño que les va a hacer el Metroplús. También hay politiqueros que se quieren meter a las mesas de concertación a poner trabas al proyecto, sin verse de ninguna manera afectados por la obra. Los más vivos han llegado a hacer levantamientos y avalúos a los predios que supuestamente van a ser demolidos, cobrando cifras muy altas a los propietarios", afirman líderes de Manrique.

Para este año, el proceso de socialización continuará con el desarrollo de 65 talleres con organizaciones comunitarias y empresas de los sectores de influencia, la atención a través de un stand en sitios estratégicos de la ciudad y el diagnóstico de un plan de reasentamiento para las comunidades afectadas.

UN COMPLEMENTO AL METRO.

El Metroplús es un transporte masivo de mediana capacidad, similar al Transmilenio de Bogotá, que funcionará como servicio complementario al Metro.

Esta compuesto por tres corredores exclusivos. El primero va desde la Universidad de Medellín, por toda la calle 30 en Belén, hasta llegar a la estación Industriales en un recorrido de 3,8 kilómetros.

El segundo tramo, que aún no está diseñado, va de la avenida del Ferrocarril hasta la Universidad de Antioquia. Allí nace el tercer corredor que irá por Barranquilla hasta la carrera 45, en Manrique, con una extensión de 5,78 kilómetros. Además incluye 18 kilómetros para los municipios de Envigado e Itagí.

El Metroplús tiene un costo de 240 mil 827 millones de pesos. Estos recursos fueron aprobados mediante el documento Conpes 3307 del 6 de septiembre de 2004. Los aportes aprobados por la Nación, que son el 70 por ciento, ascienden a 169.723 millones de pesos y los de Medellín, Envigado e Itagí, que son el 30 por ciento restante, son de 71.104 millones de pesos.

Las obras de Metroplús deben comenzar en mayo próximo para entrar en operación a mediados del 2006. Se espera que aporte 20 mil pasajeros más diarios al Metro.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE