Archivo

LA LITERTURA A GOLPES DE SOFTWARE

Una casa editora estadounidense, la Birch Lane Press, lanzó en estos días la primera obra literaria concebida por una mente electrónica . Título: Just this once (Sólo por esta vez). Autor: Hal, una PC de la Apple donde un programador autodidacta Scott French insertó hilos de inteligencia artificial. La tirada inicial del libro es, por lo demás, digna de respeto: 15 mil copias, por 19 dólares cada una.

11 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Hal el mismo nombre de la enloquecida computadora del filme 2001, Odisea del Espacio es en realidad un hábil simulador. Scott French le inculcó hábitos y costumbres, estilísticos y narrativos de Jacqueline Susann, una prolífica escritora de best-sellers, muerta en 1974, famosa por El valle de las muñecas.

Digna de una fotonovela, con bellísimas mujeres comehombres, entre escenas de alcoba y fiestas de drogas, la historia no es realmente muy original.

La Susann Quaterly, extravagante revista dedicada al culto de la escritora, señaló que Jacqueline estaría orgullosa de Just this once. Están todos sus ingredientes: dinero, suciedad, muerte, sexo oral, tragedia, muchachas buenas que terminan mal .

Scott French tiene 43 años, se gana la vida instalando sistemas de alarma y en el proyecto de la computadora-novelista empezó a trabajar hace diez años. Hal (una simple Apple Macintosh) fue programada sobre todo con frases y argumentos tomados de dos libros de la Susann, inteligentemente reducidos a millares y millares de bits informativos.

A pesar del software bastante sofisticado, no fue muy fácil llevar a buen término la empresa. Seamos honestos, si hubiera escrito la novela solo, la habría terminado haces seis o siete años dijo French. Hal escribió por su cuenta un cuarto de las 295 páginas de Just This Once, otro cuarto lo produjo French, y el resto es fruto de la cooperación hombre-máquina.