Archivo

ARRANCARON 3 DÍAS DE RUMBA EN PASTO

Vestido de negro hasta los pies y con una voz ceremoniosa, Pericles Carnaval autorizó ayer a centenares de pastusos y visitantes para que durante 3 días vivan y gocen el Carnaval de Negros y Blancos, la más antigua de las fiestas del sur del país.

05 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Vestido de negro hasta los pies y con una voz ceremoniosa, Pericles Carnaval autorizó ayer a centenares de pastusos y visitantes para que durante 3 días vivan y gocen el Carnaval de Negros y Blancos, la más antigua de las fiestas del sur del país.

A las 10 a.m., en medio un intenso aguacero, Pericles, máxima autoridad del carnaval, dio vía libre a la fiesta. A esa hora, el Colectivo Teatral de Pasto, conformado por 11 grupos artísticos, inició el recorrido de 10 kilómetros por la Senda del Carnaval, de oriente a occidente de la capital nariñense.

Pasto se convirtió entonces en una ciudad de los años 20. Cientos de espectadores parados a lado y lado de las vías, que no se dejaron amilanar por la lluvia, se animaron con la puesta en escena, protagonizada por personajes como la Michita Linda, que es la Virgen de las Mercedes; la familia Castañeda, que representa a quienes visitan la ciudad, el simpático Pericles y un séquito de negros y mestizos con marimbas, tamboras, quenas y flautas.

Los bomberos encabezaron el desfile, con carros que evocan los inicios de la institución. Los siguieron arlequines, coches de comienzos del siglo pasado y carretas de mano repletas de flores y toda clase de alimentos.

Lo que más llamó la atención en el primer día de carnaval fue la caravana de autos antiguos y los personajes de época con sus trajes tradicionales: las ñapangas (campesinas), las vendedoras de mote y pomas (cantinas) de leche, los pregoneros del teatro Imperial, los carteros en bicicleta y los voceadores.

Las colonias de extranjeros residentes en Pasto, como la italiana, la alemana, la holandesa y la española, sorprendieron uniéndose a las representaciones de la cultura local.

Cuando cesó la lluvia todos estaban hechos un mazacote, debido a la mezcla del agua con el talco que se lanzaron entre las diferentes cuadrillas. Al atardecer, la gente ya no solo estaba empapada, sino también pintada de negro hasta el alma, como un abrebocas de lo que será el Día de Negritos, programado para hoy.

Pero en la primera jornada de fiesta no solo hubo derroche de alegría e ingenio; en los tablados populares la gente azotó baldosa al ritmo del Checo Acosta, Héctor y Tito -que llegaron desde Puerto Rico-, Mambo Big Band y una docena de orquestas de la región.

Los lugareños comenzaron a regresar a sus hogares pasadas las 11 de la noche, confiados en poder recargar baterías para reanudar la rumba hoy.

Popayán también celebra.

Los silleteros de Piendamó demostraron ayer por qué este municipio del centro del Cauca se está consolidando como el principal floricultor del suroccidente colombiano.

Con arreglos primorosos, que poco tenían que envidiarles a los de Medellín, recorrieron las calles de Popayán como parte del desfile de comparsas y danzas de las Fiestas de Pubenza.

Carrozas que representaban sirenas y otros seres del mar, y otra donde la imagen de un hombre sano derrotaba a la muerte también se lucieron.

Las festividades, que se iniciaron el pasado 28 de diciembre, se extenderán hasta este sábado, cuando los sectores rurales de la capital caucana disfrutarán de los tablados populares. Hoy y mañana serán días cívicos, para dar paso a la celebración de los días de negros y blancos.

Fotos.

LOS PASTUSOS celebraron ayer hasta pasadas las 11 de la noche, en el primer día del Carnaval de Negros y Blancos.

Leonardo Castro

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE