Archivo

LOS ESCOBAR: NUEVOS PARIAS INTERNACIONALES

Los han rechazado en Chile, Argentina, Paraguay, Perú, Bolivia, Costa Rica y Estados Unidos. Desde América del Norte hasta América del Sur, pasando por Centroamérica, no hay un solo gobierno dispuesto a recibirlos. Los cubre el mismo sino de los nazis tras la Segunda Guerra Mundial y que convirtió en nómadas, entre otros, a los dictadores de Uganda Idi Amín y al sha de Irán, Mohamed Reza Pahlevi.

11 de julio 1993 , 12:00 a.m.

La razón del estigma, sin embargo, es otra: son la prole de hombres que administran la devastadora industria del narcotráfico y que se imponen por vía de la fuerza de las armas y el terrorismo. El cáncer de las últimas dos décadas. Ninguna nación de América desea tenerlos en su territorio. Los Escobar son una especie de nuevos parias en el escenario internacional.

Han saltado a las primera páginas de los diarios, han acudido a las cortes y enfrentado a ministros y prefectos policiales, pero la señal final ha sido en todos los casos la misma: No pueden permanecer en nuestro territorio .

Qué lecciones e hipótesis se presentaron en estos 15 días en que los gobiernos de América han tratado de deshacerse de los Escobar? Los expertos colombianos en asuntos internacionales y policivos aventuran cuatro explicaciones o hipótesis de cuanto está sucediendo respecto de los más próximos familiares del jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar: Política interna: Todos los países tienen una política criminal interna y la presencia de familiares de hombres cercanos al narcotráfico internacional constituye una amenaza, aun cuando éstos no estén directamente involucrados en actividades ilegales.

Sólo el enorme despliegue económico atenta contra el status social promedio, amenaza con alentar ambiciones extravagantes en la población próxima y, en ambos casos, subsiste el riesgo de venganzas o de la aparición tardía o temprana de actividades ilegales .

Política exterior: Las declaraciones universales en contra del narcotráfico han persuadido a los gobiernos de que es necesario constituir un frente común y hacerlo efectivo. Algo así como que los narcos deben sentir que no existe lugar para ellos en el mundo civilizado. Que su actividad es objeto del rechazo mundial, que realmente hay gentes que no desearían verse o sentirse cerca de una actividad criminal.

Por otra parte, ningún gobierno quisiera asumir la responsabilidad política de abrir las puertas de su país y convertirse en garante indirecto de la protección de los Escobar, sin saber si es ello lo único que espera el jefe del cartel para desatar una nueva y más sangrienta escalada terrorista en su propio país .

Mago de la publicidad: Expertos policías creen que el éxodo de los familiares de Escobar responde en realidad a otra estrategia del jefe del cartel, un proyecto cuyo fin es internacionalizar la presunta persecución de su familia, transformar este asunto en un tema de derechos humanos y de persecución política y lograr que organizaciones internacionales se ocupen del asunto.

El fin sería presionar una nueva y favorable negociación con el Gobierno, a cuyos agentes acusa, por vía de sus familiares, de ser los responsables de persecución oficial.

En ese panorama, el cartel estaría dispuesto inclusive a precipitar el asesinato de sus abogados, como aval de las denuncias hechas por sus familiares sobre presunta persecución. Hay un hecho: hoy existen indicios de que algunos miembros de la organización estarían comprometidos en el asesinato de dos de los abogados del pool .

Amenaza real: La cacería de Perseguidos por Pablo Escobar ( Pepes ), realmente habría podido poner entre la espada y la pared al jefe del cartel, en particular ante la amenaza de que sus familiares sean asesinados como retaliación por nuevos atentados con dinamita contra la población inerme. Nadie más que sus antiguos socios conocen las andanzas del jefe del cartel y están en capacidad de identificar a su familia. De hecho, ya atentaron contra un edificio en el que vivía Hermilda Escobar, madre del traficante.

Desde esa perspectiva, los Escobar podrían realmente estar buscando una nueva vida a la que, en criterio del jefe del cartel, no tendrían ningún derecho si él se hubiese sometido a la justicia.

Los Pepes han demostrado también que son avezados delincuentes y que, como Escobar, están dispuestos a acudir al crimen y al terrorismo.

Así, el despliegue de los Escobar a través del continente sólo tendría por objeto demostrar que es al Estado colombiano al que compete garantizar una protección a toda prueba de todos los familiares del capo. Esa sería entonces la contraprestación por la reentrega, pues es indudable que hay muchos inocentes en mitad del éxodo .

UN INTENTO FALLIDO El 19 de febrero de este año, dos días después de que los Pepes localizaron e incendiaron la colección de vehículos del jefe del cartel de Medellín, familiares del confeso narcotraficante intentaron por primera vez salir del país.

Los hijos de Escobar, Manuela y Juan Pablo Escobar Henao, pretendían viajar hacia la Florida (EE.UU.) en un avión de la aerolínea Avianca en compañía de Doria Andrea Ochoa y Marta Cecilia Salazar, concuñadas de Escobar.

Además, intentaron viajar los menores Marcela y Catalina Henao Salazar, sobrinas de la esposa de Escobar, cuyo registro civil de nacimiento, requisito para abandonar el país, nunca apareció.

Funcionarios de inmigración del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) impidieron la salida de los Escobar, argumentando la falta de la autorización del padre de los menores para permitirles abandonar el territorio colombiano.

Las autoridades atribuyeron el sorpresivo intento de abandonar el país a un esfuerzo de Pablo Escobar por poner a su familia lejos del alcance de los Pepes , organización que desde el 31 de enero había dinamitados varias propiedades suyas e informado sobre el asesinato de algunos de sus enlaces.

USA responde Lo más significativo de este episodio en el terreno internacional fue la determinación del gobierno de Estados Unidos.

Un día después de conocerse el frustrado intento de los Escobar por salir del país, la embajada de Estados Unidos en Colombia canceló las visas expedidas a nombre de los dos hijos de Pablo Escobar Gaviria.

De este modo, se producía el primer veto a los familiares de Escobar para ingresar a aese país.

Las visas que Juan Pablo y Manuela Escobar Henao eran válidas y habían sido autorizadas hace unos años , explicó en ese entonces la sede diplomática estadounidense.

Actualmente consignó en esa oportunidad un escueto comunicado de la embajada las circunstancias bajo las cuales originalmente se les autorizaron las visas válidas han cambiado. Por lo tanto, esas visas han sido canceladas .

La misión informó, además, que Juan Pablo y Manuela habían sido notificados de la determinacion adoptada por el gobierno de Estados Unidos.

Ocurrió entonces otro hecho inusitado. El 2 de marzo, en una entrevista que concedió al diario The New York Times, Pablo Escobar ofreció rendirse y volver a someterse a la justicia colombiana si Estados Unidos brindaba protección a su familia.

Si Estados Unidos garantiza la protección a mi familia, estoy preparado para aceptar el encarcelamiento , sostuvo Escobar en el reportaje.

De acuerdo con el diario, Escobar había hecho la solicitud en tres folios enviados por facsímil. Una huella digital impresa en cada una de las páginas acreditaba la autenticidad del mensaje y el último folio estaba firmado.

El encargado de hacer llegar los folios al diario fue el abogado Roberto Uribe Escobar y, según The New York Times, voceros oficiales colombianos interpretaron así la petición: Esta es una demostración de lo desesperado que se encuentra Escobar. Su único deseo es salvar a su familia, enviándola a Estados Unidos. Se halla completamente acorralado. Está buscando un acuerdo final .

La Drugs Enforcement Administration (DEA), agencia antidrogas de Estados Unidos, respondió el miércoles 3 de marzo. Thomas Cash dijo que tenía la impresión de que Pablo Escobar estaba bajo los efectos de un delirio que lo hacía creer que él es una autoridad con derecho a pedirle al gobierno protección para su familia.

Esto es grotesco dijo Cash a EL TIEMPO. El no se ve como un fugitivo, debe estar bajo el delirio de que él es una autoridad alternativa que puede mandar fax a The New York Times y a todo el mundo para pedir protección. Es que acaso sus hijos son ciudadanos estadounidenses? Su credibilidad es cero. Todavía tenemos encausamientos contra él y le damos la bienvenida .

El 4 de marzo, el gobierno de Estados Unidos respondió y calificó de inaceptable la oferta del jefe del Cartel de Medellín de someterse a la justicia colombiana si las autoridades de ese país garantizaban la seguridad de su familia.

DESTINO: CHILE El segundo capítulo de este periplo se inició el pasado 17 de mayo.

Ese día, Nicolás Escobar Urquijo, hijo de Roberto y sobrino de Pablo Emilio Escobar Gaviria, fue retenido durante cinco horas por un grupo de hombres armados, según él, pertenecientes a los Pepes .

Nicolás Escobar, de 25 años, se encontraba en el estadero Catíos, en la vía Caldas-Amagá, al sur de Antioquia, con su esposa, un cuñado y dos personas más. Como a las 5:30 de la tarde, dos hombres y una mujer lo secuestraron, junto con su cuñado Jaime Alberto Ospina Restrepo, de 32 años.

Ese secuestro motivó la salida de 17 familiares de Escobar, el primero de junio, con destino a Panamá.

Hoy las autoridades saben que de allí, el grupo siguió a Aruba, isla en donde se dividió en dos. Nicolás Escobar Urquijo y su familia marcharon a Santiago de Chile, mientras que Argemiro Escobar, hermano de Pablo, se desplazó con su hermana, su esposa, su cuñado y cuatro menores de edad hacia Costa Rica.

La presencia de los 7 miembros de la familia Escobar en Chile suscitó una aguda controversia y, apenas se conoció, el ministro del Interior de ese país, Belisario Velasco, anunció que los Escobar debían abandonarlo.

Su gobierno, explicó Velasco, había decidido revocar el permiso que, en forma automática, al ingresar a Chile, obtuvieron los Escobar para permanecer 90 días allí.

Nicolás Escobar, en un intento por permanecer en Chile, acudió entonces al abogado chileno Humberto Neumann que interpuso dos recursos ante la Corte Suprema de Justicia.

Esta rechazó el primer recurso el sábado pasado y mientras resuelve el segundo, los Escobar podrán seguir en territorio chileno. Una decisión al respecto se conocerá en los próximos días.

COSTA RICA: UN CAPITULO MAS Al escándalo en Chile siguieron otros pronunciamientos y hechos.

Por una parte, Argentina, Paraguay, Bolivia, Perú y Costa Rica advirtieron que no permitirían el ingreso ni la permanencia de los parientes de Pablo Escobar en sus territorios.

Por otra, la prensa en Costa Rica informó de la presencia de otros familiares de Escobar en su territorio y surgieron desde críticas de la opinión hasta citaciones a dos ministros al Congreso.

En realidad, los Escobar habían viajado, el 26 de junio, en un vuelo de la aerolínea Copa, de Aruba a Costa Rica y habían logrado permanecer en la clandestinidad hasta el 5 de julio.

Ese día, las autoridades en Costa Rica confirmaron el ingreso a su territorio de Argemiro y María Escobar Gaviria, hermanos de Pablo, y de Francisco Arteaga, Paulo Escobar Londoño, Leonardo, María Luz y Sarita Arteaga Escobar.

Los ministros de Seguridad, Luis Fishman, y de la Presidencia, Rolando Laclé, anunciaron que los Escobar iban a ser buscados en todo el territorio y les formularon una invitación cordial a que abandonaran Costa Rica.

El miércoles 7, en efecto, las autoridades costarricenses localizaron el grupo, encabezado por Argemiro Escobar, en la playa Tambor, en la provincia de Puntarenas, en el Pacífico, y ordenaron su traslado en helicóptero hasta San José.

Al final, tras una conversación con las autoridades costarricenses, los Escobar debieron dirigirse hasta el aeropuerto internacional Juan Santa María, a 20 kilómetros de San José, y embarcarse en un vuelo de la aerolínea SAM con destino a Colombia.