Archivo

EL GOBIERNO CAMBIA EL PERFIL

El 31 de diciembre casi me voy de este duro mundo neoliberal. Estaban pasando bien, dulces y jugosas, las uvitas de los deseos. Pero una, negrita, casi me ahoga. Era la del deseo de que el Presidente dejara de hacer campaña en todo acto de gobierno, echar pulsos, besar abuelitas y niños; por que dieran cifras creíbles; por que no tomara medidas de relumbrón, populacheras y efectistas. Pues se me fue entera y me puse del color de la uva, los ojos se me salían, como si a uno del salario mínimo le hubieran anunciado aumento del 20 por ciento. Un familiar tuvo que darme un puño en la espalda. Un matracazo como si me lo diera un uribista, pero le debo la vida.

08 de enero 2005 , 12:00 a.m.

El 31 de diciembre casi me voy de este duro mundo neoliberal. Estaban pasando bien, dulces y jugosas, las uvitas de los deseos. Pero una, negrita, casi me ahoga. Era la del deseo de que el Presidente dejara de hacer campaña en todo acto de gobierno, echar pulsos, besar abuelitas y niños; por que dieran cifras creíbles; por que no tomara medidas de relumbrón, populacheras y efectistas. Pues se me fue entera y me puse del color de la uva, los ojos se me salían, como si a uno del salario mínimo le hubieran anunciado aumento del 20 por ciento. Un familiar tuvo que darme un puño en la espalda. Un matracazo como si me lo diera un uribista, pero le debo la vida.

No entiendo por qué no pasó la uvita, si estoy uribista, pues este año todo cambiará. Apenas el 2 de enero, el Dane dijo que el Indice de Pegas al Consumidor (IPC) había arrojado que en el año 2004 la canasta familiar solo subió un 5,5 por ciento. Así como se lee. Son datos oficiales. Del Dane, infalibles. Dije infalibles, no inflables.

Es verdad que fue un año en que subió la gasolina 16,92 por ciento y, por tanto, casi todo. Los pasajes aéreos, el 15,32 por ciento. El transporte urbano, un 12,73. Los textos escolares, 11,77 por ciento. La leche, 30 por ciento según Asomestisa (Asociación de mujeres que estiran el salario). Los exámenes de laboratorio aumentaron 14,19 por ciento y, en general, a la salud se le subió el termómetro. Eso nadie lo niega.

Pero unas por otras, como los esposos que pelean en el día y se reconcilian al apagar la luz. Dice el Dane que descendió la ropa íntima femenina. O sea, bajaron los calzones. Y, como la naturaleza es sabia, cayó la cebolla, aunque se nos subieron los huevos. También informa, con una lógica irrebatible, que los zapatos están por el suelo. Y la papa y la yuca están entre el suelo. El perejil churco se mantuvo churco, como dice alguien. Y la mejorana, la hierbabuena, la borraja, el tilo y la valeriana evitaron muchos exámenes de laboratorio y citas médicas. Bien, Presidente.

Una gloria este país. El empleo mejorará. El Gobierno acaba de expedir la ley 931 de 2004, para que nadie pueda ser discriminado en razón de su edad (más de 40 años), raza, sexo (frecuente), lengua o religión, al acceder al empleo. Me dio risa la caricatura de Matador, en que una viejita, en la flor de sus 80, pedía trabajo en una casa de strip-tease. Una mente perversa la imaginará insinuante y sensual acariciando el bastón. Lo bueno de todo es que el Ministerio de Desprotección Social dejará sin trabajo a quienes violen la ley.

Ya veremos azafatas con muchas horas de vuelo; se acaban los avisos de se necesita secretaria, entre 18 y 24 años, bien presentada, que maneje otra lengua. No rechazarán a los cuarentones porque no es el perfil requerido . Claro que si es por perfil, Uribe no tiene el perfil social para acceder a otros cuatro años en el primer empleo del país. Pero bueno, habrá oportunidad para todos, liberales y godos, feítos y pintosos.

En serio, es bueno que el Gobierno al fin se preocupe por los desempleados. Pero esta es una medida casi imposible de controlar. Simplemente no se llena el perfil, y si te he visto no me acuerdo. Y en un país donde se cree que la experiencia es pura calva y patei gallina, prefieren dos de veinte con un buen un par de ojos, que una de cuarenta, con un par de hijos. O que una de 30 que se embaraza cada dos años. O uno de 20, con el que hay feeling, que juega fútbol o sale de levante con el jefe, que un man sabihondo y serio. Viva Colombia! Esas son medidas de un Estadista-candidato.

luioch@eltiempo.com.co

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE