Archivo

VALENCIA

Señor Director: Es increíble que la conmemoración de los 50 años de la muerte de Guillermo Valencia haya sido registrada por EL TIEMPO con 14 renglones y una pequeña foto en la página 6C, máximo cuando aniversarios semejantes de colombianos de menor importancia se han cubierto con más despliegue. Bien sabe usted, señor Director, que el Maestro fue el intelectual más respetado y prestante de Colombia durante la primera mitad de este siglo, y que muchos, por envidia, no solo han intentado ocultar las virtudes de su obra, sino que miran con bronca la memoria del poeta.

11 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Pero si la actitud de EL TIEMPO es explicable por la juventud de sus redactores, no lo es la del Gobierno Nacional. Dónde están los homenajes? Dónde la estampilla para el correo? Dónde alguna publicación del Ministerio de Educación? Dónde una partida presupuestal para la Casa Valencia, habitada por un Alvaro Pío que no entra en huelga de hambre? Todo ello era merecido. Al fin y al cabo el propio Alberto Lleras, en la revista Visión (1973), escribió: Para mi generación, Valencia era el poeta. Era la voz nacional por excelencia. Gentes así no nacen todos los días, y, desde luego, hace tiempo que no nacen. Ninguna después de él en Colombia, por seguro .