Archivo

MESA AMENAZA CON RENUNCIAR

En un mensaje difundido por cadenas de televisión, anoche el presidente de Bolivia, Carlos Mesa, amenazó con la dimisión del gobierno en pleno si la ola de protestas cuyo inicio está previsto para hoy, en varias regiones del país, cobra la vida de personas.

10 de enero 2005 , 12:00 a.m.

En un mensaje difundido por cadenas de televisión, anoche el presidente de Bolivia, Carlos Mesa, amenazó con la dimisión del gobierno en pleno si la ola de protestas cuyo inicio está previsto para hoy, en varias regiones del país, cobra la vida de personas.

"Si hay una presión que obligue a este Presidente a ejercer violencia con la certidumbre de que esa violencia va a costarle vidas humanas, este Presidente no va a continuar aquí en Palacio de Gobierno", dijo el mandatario en su mensaje al país.

La huelga indefinida que se inicia hoy en El Alto tiene por objetivo la cierre de la empresa Aguas del Illimani, filial de la multinacional francesa Suez Lyonnaise des Eaux, por considerar que incumplió el contrato que tiene desde 1997.

Mientras, el Comité Cívico de Santa Cruz, el departamento más próspero de Bolivia, declaró una huelga para el martes y miércoles de esta semana, para pedir la anulación de un decreto que subió el precio de los carburantes entre el 10 y el 23 por ciento aprobado a fines de 2004.

Otras instituciones sindicales y cívicas también han convocado a paros y manifestaciones por diversas demandas, entre ellas la misma dimisión del mandatario, que impulsa la Central Obrera Boliviana.

Mesa justificó el alza de los carburantes porque, dijo, se garantizaba así el abastecimiento del gasóleo que por su bajo coste anterior estaba siendo vendido de contrabando a los países fronterizos.

También dijo que ha accedido a la revisión del contrato con la empresa Aguas del Illimani pero subrayó que aquella debe hacerse "en los marcos de la racionalidad".

El mandatario admitió que estaba preocupado por la situación convulsa que se anuncia por esas demandas porque podían derivar en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

"Estoy aquí, y me voy a quedar aquí porque me debo a ustedes, pero no me voy a quedar aquí si me ponen contra la pared en los próximos días para obligarme a matar compatriotas a título de preservación del orden público", remarcó el mandatario boliviano.

Mesa también responsabilizó a "grupos minoritarios" de tramar un "movimiento creciente de violencia para obligar a que el gobierno se arrodille" y a que tome medidas "independientemente de si eso es serio, responsable y consistente en el tiempo".

FOTO.

Carlos Mesa, presidente de Bolivia.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE