Archivo

ESTOY LISTA PARA CUALQUIER PAPEL

Caminar. Eso es lo que más extraña la actriz Juanita Acosta (28 años) cuando está de visita en nuestro país y añora Madrid, a donde se fue a vivir definitivamente en el 2001, al terminar la telenovela La reina de Queens con Caracol.

11 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Caminar. Eso es lo que más extraña la actriz Juanita Acosta (28 años) cuando está de visita en nuestro país y añora Madrid, a donde se fue a vivir definitivamente en el 2001, al terminar la telenovela La reina de Queens con Caracol.

Se marchó para seguir con los estudios de actuación, que había empezado en la escuela de Juan Carlos Corazza, en la capital española, durante una primera estadía en 1997. La carrera la comenzó tan pronto terminó su papel en Mascarada, pero que interrumpió al quedar, después de un año, sin un peso y con la fecha de la visa vencida.

Por eso regresó a Colombia. Aquí, mientras tenía la idea fija de volver a España, la llamaron para hacer la telenovela La dama del pantano y filmes como Kalibre 35, Es mejor ser rico que pobre y Juegos bajo la luna.

Tan pronto terminó el rodaje de esta última, Juanita abandonó los tres años que llevaba de Bellas Artes en la Universidad de los Andes y se decidió por la actuación.

En los cuatro años que lleva en España, ha trabajado en cinco series para la televisión. Eso, sumado a tres películas para la pantalla chica como son Diarios de un skin, Ring de la calle, y El pulso, todas para el primer semestre de este año, y a su participación en la segunda parte del filme El otro lado de la cama, después de hacer Slam, confirman que la actriz logró lo que fue a buscar.

Cómo fue empezar a trabajar en España?.

Fue necesidad, ocho meses después de llegar, se me acabó la plata y tenía dos opciones: trabajar como camarera o intentar ganarme la vida como actriz. Así que dije vamos a ver cómo es la cosa.

Y cómo fue la cosa?.

Muy difícil, lo primero fue conseguirme un agente o representante, pues en España todos los actores trabajan con esa figura. Pero tenía dudas y no conocía a nadie.

Quién la ayudó?.

Coincidí en una escena con un joven actor, Fernando Ramallo, y él me aconsejó que hablara con un par de chicas que habían trabajado en la oficina que maneja a Penélope Cruz, pero que se habían independizado. Así lo hice, y fui la primera actriz que firmaron para representar. Ahora también tienen a Tristán Ulloa (Lucía y el sexo) y a Ana Torrent (Tesis), entre otros.

Cuál fue su primer papel?.

Fue una prostituta en una serie que se llamó Policías (2001). Allá, estas producciones son de trece capítulos por temporada. En principio el personaje iba a durar siete episodios, pero les gustó a los productores y la dejaron los 13.

Y la escuela?.

Seguí en ella. Siempre les dije a mis representantes que el único requisito para conseguir un trabajo era no suspenderla.

Luego fue más fácil?.

No, siempre es difícil. Después de eso me llamaron y me dijeron que me querían dar un personaje fijo en Javier ya no vive solo (2002). Estuve toda la temporada, era un personaje muy distinto, una profesora colombiana que se llamaba Bea, pero que ya tenía muchos años en España.

No la estaban encasillando como colombiana?.

Sí, ahí me di cuenta de que tenía que poner todo para aprender el acento y hablar como española, porque si no me ponía en esa tarea, los únicos personajes que me iban a dar eran de colombiana.

Qué hizo para librarse eso?.

Además de lanzarme a hablar con mis amigos como española, comencé clases con foniatras para empezar a comprender cantidad de fonemas que son distintos y entender la posición y el manejo de la lengua. No solamente te trata de la c y la z .

Funcionó eso de hablar como española?.

Parece que sí. Presenté un casting para una película de cine. A mí no me gustaba el guión pero mis representantes me aconsejaron diciéndome que la industria cinematográfica en España era muy difícil y que por algo debía empezar. Así que lo tomé, era una comedia juvenil llamada Slam (sexo, libertad, amistad y música). Mi personaje era Natalia, una joven hippie que iba con sus amigos de concierto en concierto. La película me sorprendió, pensé que le iba a ir peor, pero el director Miguel Martí logró darle un ritmo interesante y el filme funcionó.

Comenzó a ser reconocida en la calle?.

Algo como eso, pero lo más importante fue que ya empezaba a hacerme un nombre en el medio. Así logré dos pequeños personajes más, uno para una serie llamada Hospital central y otro para El comisario.

Durante ese tiempo no fue llamada para trabajar en Colombia?.

Todos los años me han llamado, eso es bonito, porque las puertas están abiertas. Cuando me fui, me decían "todos se van a olvidar de usted". Yo me fui convencida de hacer las cosas bien, porque cuando se hacen así, la gente no se olvida.

Qué le han ofrecido?.

De RCN me llamaron para que hiciera el papel de Marilyn. De Caracol me llamaron para hacer la protagonista de Luna, la heredera y luego también para ser la antagonista en Dora, la celadora. Y hasta Antonio Dorado me llamó para que hiciera el papel que hace Vanessa Simon en la película El Rey.

Por qué no aceptó?.

No es que no quisiera, lo que pasa es que las novelas exigen mucho tiempo para las grabaciones, mínimo un año, y no podía porque no quería dejar de estudiar.

Y El Rey ?.

En principio dije que sí, pero ese proyectó se cruzó con mi último año en la escuela. Allí el director decidió hacer una obra con los 14 que estábamos para terminar y la condición era que nadie trabajase y le dedicara todo el tiempo al montaje. Así que dije que no.

Con el éxito que ha tenido la película, no se arrepiente?.

No. Una cosa que he aprendido en España es a ser paciente. Soy muy impulsiva, muy acelerada, pero eso se me ha quitado un poco. Ahora sé que todo llega a su debido tiempo y me he dado cuenta que, siendo colombiana, siendo latina, he apostado por un camino que es más complicado; por eso, con calma, lo que vaya saliendo, va a ser bien recibido.

Qué hace cuándo no está actuando?.

Es muy importante mantener el cuerpo en forma, por eso entreno, para cuando me llegué un trabajo no estar fría. Uno tiene que estar abriendo el imaginario todo el tiempo, leyendo todo el tiempo teatro porque sino el cuerpo se oxida. Y la mente más.

Es rigurosa?.

El actor tiene que saber que tiene que estar continuamente preparándose, eso de que ya estudié y listo, no! Así no es. Tenemos que estar constantemente entrenándonos y estudiando. Los que llegan más lejos, son los que más se preparan.

Qué llega a hacer a España?.

Vamos a rodar en Madrid El otro lado de la cama 2 del director Emilio Martínez-Lázaro. Esta es la segunda parte de este filme, que fue un éxito en toda España. Y, a partir del 14 de febrero, me voy a Barcelona, durante un mes y medio para el rodaje de una película para televisión que se llama El pulso y se presenta a mitad de año.

Cómo se siente ahora con la actuación?.

Creo que es una carrera para toda la vida y ahora sí puedo decir que tengo una formación, que he estado cuatro años en la escuela, que he leído grandes autores de teatro, y que estoy preparada para afrontar cualquier papel.

wilcab@eltiempo.com.co.

FOTO.

LA COLOMBIANA está cada vez más adaptada a su vida en España. Y confía en que con su dedicación y trabajo los buenos resultados seguirán llegando.

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE