Archivo

PASAJERO HÉROE CONTROLA LA NAVE Y ATERRIZA

Tres personas que iban a bordo de la avioneta HK 3448, afiliada Aeroexpreso, se salvaron milagrosamente de morir cuando el piloto sufrió un infarto cardíaco en pleno vuelo entre Bogotá y el aeropuerto Santiago Vila, en Flandes (Tolima). Un pasajero, que ignora todo de volar, tomó el control de la nave y aterrizó.

10 de julio 1993 , 12:00 a.m.

El aparato, un monomotor Piper Cherokee 180 con capacidad para cuatro personas, era piloteada por el Capitán Jaime Guitérrez García, 46 años, acompañado por su hermano, Mauricio Gutiérrrez, 49 y Alejandro Gómez, 40, un amigo.

El avión decoló del aeropuerto el Eldorado a la 1:15 de la tarde. Luego de 30 minutos de vuelo, el Capitán Jaime Gutiérrez sufrió un paro cardíaco y quedó inconsciente en el interior de la cabina , comentó Gómez.

En ese momento, yo, que estaba a su lado, tomé el mando de la aeronave. Solo faltaban 10 minutos para aterrizar en el aeropuerto de Flandes y el avión ya estaba rumbo a la pista .

Alejandro Gómez nunca había manejado un avión; de vez en cuando volaba con sus amigos, pero no sabía como se maniobraba. Comenta que solo el hecho de volar era para él una osadía y nunca se imaginó estar al frente de la aeronave.

El avión ya estaba enfilado para aterrizar. Atrás, Mauricio Gutiérrez informó a la torre por el radio; él tampoco sabía de pilotaje, dijo Gómez.

Ibamos de frente para la pista, solo que pasamos muy alto para aterrizar y rozamos la torre de control del Santiago Vila. Entoces, di la vuelta y cuando llegué a la cabecera de la pista, descendí la aeronave y fuimos a parar a un matorral .

La avioneta aterrizó en la pista 1.9 y se detuvo 400 metros del eje central de la pista principal del Santiago Vila. Solo allí dice Alejandro nos dimos cuenta de que estábamos vivos y de lo que había pasado. Sinembargo, la cabina se empezó a incendiar y tuvimos que cargar al Capitán Gutiérrrez y salir de la aeronave . Posteriormente, la avioneta se incendió completamente.

En ese momento empezamos a gritar para pedir ayuda, sin que nadie se acercara; encontramos repuesta solo después de unos minutos, dijo Gómez.

El capitán Gutiérrez fue trasladado de urgencia al hospital regional San Rafael de Girardot, donde se le prestó atención médica. En la tarde, fue trasladado a la Fundación Santa Fe de Bogotá, en donde permance en cuidados intensivos.

Gómez sufrió fractura leve en su pierna derecha y fue dado de alta anoche; Mauricio salió ileso.

Alejandro Gómez dice que está a salvo gracias a Dios que le ayudó cuando piloteaba la aeronave.

El aeropuerto Santiago Vila, que desde diciembre y por gestiones de los alcaldes de la región es utilizado semanalmente para vuelos comerciales desde y hasta Bogotá, carece de un equipo de bomberos para hacerle frente a una situación como la que se presentó ayer tarde.