Archivo

TEXTILES: LA HORA DE LA VERDAD

La terminación, el pasado 31 de diciembre, del llamado acuerdo multifibras, tendrá enormes repercusiones para los países que exportan textiles a Estados Unidos. Entre ellos, Colombia. Se acaba un sistema de cuotas, vigente desde hace 30 años, que limitaba el ingreso de estos productos a los países desarrollados y permitía negociar bilateralmente los volúmenes de comercio.

12 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La terminación, el pasado 31 de diciembre, del llamado acuerdo multifibras, tendrá enormes repercusiones para los países que exportan textiles a Estados Unidos. Entre ellos, Colombia. Se acaba un sistema de cuotas, vigente desde hace 30 años, que limitaba el ingreso de estos productos a los países desarrollados y permitía negociar bilateralmente los volúmenes de comercio.

En principio, ahora hay libertad plena de acceso para estos productos a los países avanzados bajo las reglas y disciplinas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y el tortuoso mecanismo de las cuotas para proteger la industria textil y de confecciones dejó de existir. Un cambio que había sido solicitado de tiempo atrás por los países exportadores y, de hecho, se había convenido desde 1995, cuando se estableció una transición de diez años para su desmonte, plazo que se acaba de cumplir.

Pero la preocupación, que se ha hecho notoria en países como Colombia, tiene que ver con las dificultades de competir con países como la China, la India y Pakistán y muy en particular con el primero de estos. No sin razón. De acuerdo con un estudio internacional, la participación de las exportaciones de textiles y confecciones de la China dentro de las mundiales se podría elevar de 17 por ciento en el 2003 al 50 por ciento en el 2007.

Para la industria colombiana de exportación de textiles y confecciones, el cambio en las reglas del comercio la obliga a reforzar al máximo su competitividad, lo cual implicará eliminar restricciones a su actividad en contratación de mano de obra, capacitación, trámites aduaneros, transporte y flexibilidad en la importación de insumos, entre otras. Es algo de lo cual el Gobierno debe ser plenamente consciente en razón de la importancia de las confecciones como renglón de exportación y de la ventaja geográfica de Colombia por su cercanía al mercado de Estados Unidos.

editorial@eltiempo.com.co

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE