Archivo

HARRY EL SUCIO LLORA POR LA MUERTE DE JOHN KENNEDY

Clint Eastwood se ha convertido en el actor cinematográfico más taquillero del mundo encarnando personajes solitarios que dejan que sus pistolas hablen por ellos. Pero ahora, después de haber acaparado los Oscar en la ceremonia de entrega de premios de la Academia de Hollywood este año, Clint Eastwood está dispuesto a dejar de lado su imagen de duro y demostrar que incluso Harry el Sucio puede conmover los corazones del público.

09 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Quizá por primera vez en su carrera, el actor de 63 años de edad llora sin consuelo en la pantalla en su nueva película de suspenso En la línea de fuego, en la que encarna a un anciano agente del Servicio Secreto aún agobiado por el asesinato del presidente John F. Kennedy.

El director alemán Wolfgang Petersen, más conocido por la película de gran éxito de crítica Das Boot, declara que se trata de uno de esos momentos mágicos en la historia del cine. Jamás se vio algo semejante en una película de Clint Eastwood, nunca en 30 años , dijo orgullosamente.

Por su parte, Eastwood (quien accedió a la fama como un vaquero espigado de rostro inmutable en películas como Hang Em High y High Plains Drifter) no cree que verter algunas lágrimas vaya a perjudicar su imagen. Estoy representando vulnerabilidad. Nunca he estado en contra de eso , dijo en broma en una reciente entrevista.

La película marca el primer papel actoral desde que tuvo su noche de gloria en la entrega de los Oscar al recibir el galardón por mejor director y productor del western revisionista Unforgiven (Los imperdonables).

Pero In the Line of Fire, una película de Columbia Pictures que costó cuarenta millones de dólares y que se estrena hoy, tiene otra distinción. Es el primer filme producido con la plena cooperación del Servicio Secreto, la normalmente reservada agencia encargada de proteger al presidente estadounidense y su familia.

Esa mentalidad de que se recibe la bala destinada a algún otro al que ni siquiera se respeta es muy difícil de entender pero al mismo tiempo es admirable , comentó Eastwood en una conferencia via satélite desde Austin, Texas, donde está filmando ya otra película.

In the Line of Fire, se retrotrae a la hora más obscura de la historia del Servicio Secreto, el asesinato de Kennedy en 1963 en Dallas. Fue un golpe del que varios agentes asignados a la custodia de Kennedy nunca se recuperaron. Renunciaron, se volcaron al alcoholismo o quedaron emocionalmente traumatizados.

El personaje representado por Eastwood, Frank Horrigan, está pautado en base a uno de esos agentes. Se siente abrumado por un sentimiento de culpa, preguntándose si podría haberse arrojado delante del presidente para salvarle la vida.

Treinta años después, Horrigan debe vérselas con un asesino presidencial en potencia (encarnado por John Malkovich), quien le recuerda su pasado. Eastwood dijo que estudió el papel observando películas sobre sesiones de entrenamiento del Servicio Secreto y hablando con agentes que conoció en el curso de los años.

Ejecutvos de Columbia Pictures creen que tienen en sus manos otro éxito asegurado.