Archivo

ASOMBRO, ILUSIÓN E INDIGNACIÓN:

es la mezcla que produjo en la capital mexicana el hecho de que por primera vez se estrenara comercialmente una película de pornografía dura .

09 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Todo empezó cuando se proyectó Instintos sensuales, un filme italiano dirigido por Alex Perry, cuyos actos sexuales crudos sorprendieron a los mexicanos. Instintos sensuales muestra close ups gigantes de penetración vaginal, felación y sodomización que, en medio de un argumento pobrísimo, continúan los 90 minutos...Pero hasta aplausos obtuvo.

Bienvenida sea la porno dura, ya que su liberación constituye un golpe a la censura y a la castración de conciencias. Que cada quien vea lo que le dé la gana y decida por sí mismo , escribió uno de los comentaristas de cine del oficial El Nacional.